Facebooktwittermail

Ginebra acoge unas jornadas industriales para que las empresas tecnológicas españolas se acerquen a la organización europea
El objetivo es maximizar el beneficio científico e industrial y que aumente la contratación de españoles

La Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) acoge las primeras jornadas industriales que organiza España en este organismo internacional. Con el objetivo de incrementar los retornos industriales de las empresas españolas, expertos del CERN explicarán a 47 compañías españolas las oportunidades que ofrecen para el desarrollo de tecnologías. A su vez, las empresas españolas expondrán sus capacidades para participar en futuros proyectos tecnológicos cuyos desarrollos requieren una elevada complejidad científico y técnica.

 

La delegación española, presidida por la secretaria de Estado de I+D+I, Carmen Vela, negocia además aumentar el número de investigadores y técnicos que trabajan en el CERN. España aporta el 8,2% del presupuesto anual del organismo (cerca de 75 millones de euros) y sin embargo el personal apenas alcanza el 5%, un porcentaje que la Secretaría de Estado quiere aumentar. España ha destinado un total de 203 millones de euros en los presupuestos de 2014 y 2015 para reducir la deuda que arrastra con el CERN desde 2010.

 

Carmen Vela y el director general del CERN, Rolf Heuer, han inaugurado estas jornadas industriales, destacando la importancia que tiene para España participar en el CERN, uno de los centros de investigación más importantes del mundo por sus aportaciones en el ámbito de la física de altas energías.

 

El CERN se creó en Suiza en 1954 con el objetivo de estudiar la estructura de la materia en condiciones de alta energía, aspecto de gran importancia para llegar a conocer el origen del Universo. Para ello, ha desarrollado diferentes aceleradores de partículas entre los que destaca el Large Hadron Collider (LHC), el más grande y potente del mundo. En los últimos años el CERN ha obtenido gran reconocimiento internacional, no sólo por su capacidad para producir resultados de gran interés científico, sino también por el desarrollo de nuevas tecnologías que tienen múltiples aplicaciones en la sociedad.

 

Beneficios industriales

 

España es miembro del CERN desde 1983. Con una cuota del 8,28% en 2014, es el quinto contribuyente, por detrás de Alemania, Francia, Reino Unido e Italia. En total, el número de científicos y técnicos españoles que trabajan en este organismo sobrepasa las 500 personas y hay más de 70 compañías colaborando.

El CERN destina entre el 30% y el 40% de su presupuesto anual ─estimado en 900 millones de euros─ a la contratación de suministros y servicios proporcionados por la industria de los países miembros. Este porcentaje de contratación se puede llegar a duplicar en los años de construcción de aceleradores de partículas, lo que supone una gran oportunidad para las empresas europeas.

 

En estos últimos 15 años, las compañías españolas han obtenido 290 millones de euros en contratos con el CERN. Esto pone de relieve su gran capacidad tecnológica a la hora de participar en proyectos que requieren una gran especialización.

 

El CERN ofrece la posibilidad de adquirir un gran conocimiento y experiencia a las empresas participantes. En el caso del acelerador LHC, las empresas españolas tuvieron que desarrollar un know-how en áreas como criogenia y vacío, superconductividad, control industrial, electrónica de potencia e infraestructuras, que, de otra forma, no hubieran podido obtener. Cabe destacar que, a raíz de muchos de estos desarrollos tecnológicos, han surgido empresas de base tecnológica en áreas como energías renovables, ciencias de la salud e informática, entre otras.

 

Fuente: Ministerio de Economía y Competitividad