Facebooktwittermail

El Foro Económico Mundial de Davos recalca la importancia de la innovación como pilar esencial para apoyar la competitividad de una economía. Un entorno favorable a la actividad innovadora requiere de una inversión –privada y pública- suficiente en I+D, de instituciones científicas de elevada calidad, de una estrecha colaboración entre el mundo académico y las empresas y de una adecuada protección de los derechos de propiedad intelectual

En el ranking mundial de innovación de un total de 142 países recogidos en el Informe Global de Competitividad 2011-2012, Suiza figura en primer lugar, al tiempo que Japón ocupa el cuarto puesto y los Estados Unidos el quinto. En la clasificación de la UE-27 es Suecia el país mejor situado, ya que está en segundo lugar en el ranking internacional. A continuación figuran Finlandia, Alemania y Dinamarca que se colocan entre los diez primeros del escalafón mundial.

Los Países Bajos, el Reino Unido, Bélgica, Austria y Francia logran estar entre los veinte primeros países. Luxemburgo (puesto 21) e Irlanda (puesto 23) también alcanzan lugares punteros.

Estonia, Portugal, la República Checa y Hungría ya se sitúan en puestos a partir de 30. España ocupa el puesto 39 en el ranking, lo que nos deja lejos de los países más avanzados de la UE. De la antigua Unión Europea de los 15 sólo están por detrás de España Italia (43) y Grecia (88). Los restantes países son todos nuevos miembros de la UE, figurando en los últimos lugares Bulgaria (93), Rumania (95) y Eslovaquia (96).

 

 

Fuente: Instituto de Estudios Económicos a partir de “The Global Competitiveness Report 2011-2012”, World Economic Forum, Septiembre de 2011.