Facebooktwittermail

Medio centenar de personas, entre usuarios y empleados de empresas del parque, han participado en Geolit en una suelta de peces en el estanque, que sirve como gesto simbólico para la conclusión de los trabajos de naturalización del estanque que la comunidad de propietarios del parque ha llevado a cabo para poner en valor y convertir esta masa de agua artificial de la tecnópolis jiennense en un ecosistema acuático que alcance niveles de equilibrio ecológico similares a los de un estanque natural.

Con esta iniciativa Geolit suma a sus características urbanísticas (amplitud de espacios libres, diseño con la incorporación de jardines y zonas de estancia que hacen de estos espacios públicos zonas muy agradables, así como sistemas de energías renovables que nos permiten un interesante grado de autoabastecimiento energético) un valor añadido de respeto y trabajo por conservación del medio ambiente.

Rubén Alcázar, de Sibarkia (estudio de arquitectura que ha desarrollado el proyecto), explica que “los trabajos se han centrado en este estanque de 2.000 metros cuadrados de superficie que se encuentra en el centro de las instalaciones del parque. Antes, era un espacio en el que se conservaba la calidad de las aguas del estanque con un sistema de filtración y ozonificación que requería considerables gastos de mantenimiento y un importante consumo energético y de productos”. Con los trabajos que se han llevado a cabo, “hemos conseguido generar un proceso de naturalización que convierta el anterior estanque inerte en una masa de agua viva y ecológicamente equilibrada. Para ello, se han incorporado zonas de escolleras e islas con plantas macrófitas que realizan la depuración del agua y ayuden a su oxigenación. Así, crearemos un jardín acuático que, además de embellecer este elemento, sirva de nicho para peces, pájaros y otros animales”.

La recirculación del agua se realizará a través de un sistema vinculado actualmente al estanque y que se alimenta de un “olivo fotovoltaico”, cuya energía generada se invierte directamente en el sistema de bombeo. El discurrir del agua a través del sustrato de los nuevos elementos ajardinados, permitirá que se alcance la calidad deseada, imitando de este modo los procesos que se dan en los ecosistemas acuáticos naturales.

Fuente: Geolit