Facebooktwittermail

 

 

Representantes del sector han analizado los últimos avances en control integrado de Tuta absoluta en cultivos de tomate para transformación industrial al aire libre durante una jornada celebrada en Lebrija (Sevilla) que ha reunido a productores, técnicos y representantes de la Administración andaluza.

Los participantes han destacado la transferencia de tecnología como pieza clave para continuar avanzando en el control de esta plaga mediante la aplicación de técnicas de control respetuosas con el medio ambiente. En este sentido, destaca el trabajo de las Agrupaciones de Producción Integrada (API) y la colaboración público-privada en el desarrollo de estudios e investigaciones como es el caso de las cooperativas Las Marismas de Lebrija y Las Palmeras, de la provincia de Sevilla, y la empresa Hortoventas, en Granada

La finalidad de este encuentro ha sido, principalmente, aumentar los conocimientos sobre la Tuta absoluta que tienen los técnicos y productores de tomate, a través de la difusión de las últimas novedades en este ámbito así como las nuevas herramientas que la Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía (RAIF) pone a disposición del sector para contribuir a garantizar la sanidad vegetal de sus cultivos.

Concretamente, los asistentes han podido conocer los avances en cuanto a técnicas de lucha contra las plagas más respetuosas con el entorno como la inoculación con organismos de control biológico de las plantas en semillero (biopropagación), el uso de plantas refugio de los mismos y la identificación de insectos auxiliares autóctonos. Destacando, por su carácter novedoso, la utilización de trampas de luz.

Además, tal y como han explicado los ponentes, las últimas investigaciones han servido también para establecer la curva de vuelo de esta plaga y ayudar a fijar el ciclo biológico de la misma en la zona de cultivo del tomate para transformación de Andalucía.

En la jornada ha participado personal del Laboratorio de Producción y Sanidad Vegetal de Sevilla, del centro del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa) “Las Torres-Tomejil” y del Servicio de Sanidad Vegetal de la Consejería de Agricultura y Pesca.

RAIF

En este encuentro se han puesto en relieve también las novedades que este año incluye esta red de alerta que ofrece información detallada sobre la situación fitosanitaria de los cultivos.

Su visor SIG (Sistema de Información Geográfica) permite consultar de manera ágil una parcela concreta y conocer todos los aspectos relativo a la sanidad de los principales cultivos de nuestra comunidad autónoma, facilitando así la planificación de las actuaciones en materia de control integrado de plagas por parte de los técnicos y agricultores.

Este sistema está a disposición de los productores interesados a través de la web de la Consejería de Agricultura y Pesca (www.juntadeandalucia.es/agriculturaypesca).

Cultivo de tomate al aire libre

En 2011 se cultivaron en Andalucía 3.400 hectáreas de tomate al aire libre para transformación industrial localizadas, fundamentalmente, en la comarca del Bajo Guadalquivir, en la provincia de Sevilla.

Un 80% del total de esta superficie (2.700 hectáreas) emplean técnicas de Producción Integrada y están incluidas en siete API a las que pertenecen cerca de 400 agricultores.

 

Fuente: Consejería de Agricultura y Pesca