Facebooktwittermail

El trabajo que desarrolla el sector acuícola en materia de bienestar animal tiene como objetivo general disponer de un mayor nivel de información, que sirva no sólo como herramienta para mejorar las técnicas de producción y reducir riesgos, sino también para aumentar el valor añadido de los productos que se comercializan.

 

Por todo ello, la empresa productora de dorada, Esteros del Piedra, decidió encargar el asesoramiento científico técnico a CTAQUA del “Proyecto Piloto para evaluar la calidad del pescado en relación con el Bienestar Animal en cultivo de dorada (Sparus aurata), en estanques de tierra en Huelva”, financiado por el Fondo Europeo de la Pesca, a través de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía.

Este proyecto pretende avanzar en la mejora del nivel de bienestar de los peces de cultivo a través del análisis de puntos críticos en las operaciones de manejo de la producción; todo ello con la finalidad de aumentar la calidad del pescado y de los procesos productivos. Además, estos esfuerzos tienen también como objetivo avanzar en el grado de cumplimiento ante las nuevas normativas vinculadas con el bienestar animal.

 

En la primera fase se ha trabajado con diferentes densidades de carga, con la finalidad de determinar si este factor influye en los niveles de estrés de los individuos. Para ello se realizó una siembra en tres balsas a diferente densidad, efectuando un seguimiento del cultivo completo sin interferir en el manejo habitual de la producción de la empresa. A lo largo del ciclo, la empresa Gestimar ha tenido a su cargo el seguimiento de parámetros de cultivo en planta, mientras que el Departamento de Biología de la Universidad de Cádiz ha realizado diversos análisis de metabolitos de estrés.

 

A punto de entrar en su fase final, los responsables de este proyecto de casi dos años de duración, están trabajando ahora en la determinación del método de sacrificio más adecuado. Se va a evaluar si estos métodos influyen en la vida comercial del producto, para ello se está realizando un análisis sensorial que permitirá establecer el periodo de vida útil del producto sacrificado.

 

Con este trabajo, cuya finalización está prevista para el mes de junio, CTAQUA continúa trabajando en la mejora del conocimiento sobre el nivel de bienestar de los peces, así como en la potenciación de modelos de producción más saludables.

 

Fuente: CTAQUA