Facebooktwittermail

La consejera Elena Víboras destaca que su departamento gestionará en 2015 un total de 2.324 millones de euros, con una apuesta decidida hacia las personas

La consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Elena Víboras, ha explicado en comisión en el Parlamento de Andalucía que su departamento gestionará en 2015 un total de 2.324 millones de euros. Víboras ha destacado que el presupuesto de la Consejería ha priorizado las infraestructuras, las producciones primarias y la investigación e innovación en el sector, con una apuesta decidida hacia las personas.

 

De ellos, 718,5 millones son de la propia Consejería y sus entidades (Instituto de Formación e Investigación Agraria y Pesquera –IFAPA- y Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía –AGAPA-), lo que supone un 1,8% menos respecto al actual ejercicio. Los otros 1.610,3 millones de euros corresponden al FAGA (Fondo Andaluz de Garantía Agraria).

 

Durante su intervención ante la Cámara, la consejera ha hecho hincapié en que su departamento “va a continuar potenciando el principal activo del sector agroalimentario y pesquero andaluz: las personas”. Víboras ha recordado que, “a pesar de los recortes, son unos presupuestos muy equilibrados, muy serios, porque dan respuesta al sector y permitirán que éste siga avanzando”. “En los gastos corrientes es donde hay un mayor esfuerzo de contención”, esta es una de las razones que explican que el presupuesto de la Consejería disminuya con respecto al ejercicio anterior (-1,8%).

 

Víboras ha detallado las prioridades de la acción de gobierno en el complejo agroalimentario y en el desarrollo rural. En primer lugar, apoyar la reforma y mejora de las estructuras agrarias, de la competitividad de las explotaciones, así como favorecer el relevo generacional. A esta finalidad se destinan en torno a 171 millones de euros, un 57% más que en el ejercicio precedente.

 

Esta partida se concreta en la modernización y consolidación de los regadíos (más de 50 millones de euros); modernización de las explotaciones (más de 30 millones); impulso del relevo generacional (23 millones), así como una nueva convocatoria para la incorporación de los jóvenes al campo (20 millones). Víboras ha hecho hincapié en este capítulo en la mejora de los caminos rurales (20 millones); con esta última acción, además de mejorar el estado de estas infraestructuras, se contribuye “a la generación de jornales y empleo en estas zonas, para paliar la especial situación tras la mala cosecha provocada por las condiciones meteorológicas”.

 

En segundo lugar, se van a priorizar las actuaciones orientadas a apoyar a las producciones primarias y a los agricultores y ganaderos que las hacen posibles. Estas iniciativas, con un volumen de 112,8 millones, quedan englobadas en dos programas: ‘Ordenación y mejora de la producción agrícola y ganadera’ (27,7 millones) y ‘Apoyo al sector productor agrícola y ganadero’ (85 millones). El desarrollo de estas actuaciones va a centrar más de la cuarta parte de las operaciones de gastos de la Consejería.

 

En este capítulo se incluyen sobre todo iniciativas como las ayudas agroambientales para respaldar las prácticas respetuosas con el medio ambiente (en torno a 50 millones); la mejora en la gestión de las ayudas de apoyo a la renta de agricultores y ganaderos; una gestión mejor y más ágil con la creación del Registro de Explotaciones Agrarias, acogiendo en torno a 280.000 explotaciones; la apuesta por referencias como el sistema de alerta de adversidades climáticas y la Red de Alerta e Información Fitosanitaria, para mejorar la información en la lucha contra las plagas y enfermedades, junto a actuaciones de apoyo a las Agrupaciones de Producción Integrada andaluzas, como modelos de producción sostenible. En esta misma línea, en cuanto la Unión Europea dé luz verde a los Programas de Desarrollo Rural (PDR) autonómicos y al marco nacional, se pondrá en marcha el III Plan Andaluz de Agricultura Ecológica.

 

En cuanto al sector ganadero, ha explicado Víboras, se van a disponer un conjunto de actuaciones específicas como: la línea de mejora de las razas ganaderas (3,36 millones); el respaldo a los centros de referencia (1,3 millones); el compromiso con la sanidad y el bienestar animal.

Esta última medida es de especial relevancia en Andalucía, al ser “puerta de entrada a enfermedades procedentes de África”. Por ello, ha anunciado la consejera, “se va a seguir trabajando en la detección precoz de enfermedades mediante la Red de Alerta y Vigilancia Epidemiológica, las ayudas a las Asociaciones de Defensa Sanitaria Ganadera, las indemnizaciones por sacrificios de animales o el seguimiento de explotaciones centinela”.

En tercer lugar, la consejera de Agricultura ha destacado el compromiso de su departamento con la mejora de la calidad de vida y la creación de empleo en los pueblos andaluces. Para este propósito hay una dotación en torno a 92 millones de euros para abordar actuaciones como las estrategias de los Grupos de Desarrollo Rural, en el marco del Programa Lidera; la cooperación entre territorios y el inicio del nuevo Programa de Desarrollo Rural (PDR).

La titular andaluza de Agricultura ha explicado que, como cuarta línea de actuación, está el incentivar al sector agroindustrial, ya que las más de 5.600 industrias agroalimentarias andaluzas ejercen “un poderoso tirón para que las producciones se asienten en los mercados”. Estos profesionales y empresarios seguirán disponiendo del fondo reembolsable de apoyo a las PYME que se mantiene vigente.

 

En este capítulo, también se priorizarán las siguientes líneas con una dotación en torno a los 71 millones: impulsar la transformación y comercialización en las industrias, la cooperación empresarial, las integraciones y las alianzas estratégicas; la promoción, la difusión y la calidad diferenciada, “valores que acompañan a nuestros productos”, según Víboras; programas de calidad y aumento del valor añadido, así como la implantación de sistemas de calidad y trazabilidad. Asimismo, el sector va a seguir contando con los servicios de inspección de calidad y con la red de 19 laboratorios agroalimentarios y pesqueros.

 

Sector pesquero y acuícola

Elena Víboras ha destacado que este sector “es un referente estratégico para Andalucía”, porque da trabajo directo o indirecto a 21.000 personas y desempeña una función esencial en el litoral. Sobre todo, en las zonas altamente dependientes de la pesca como Isla Cristina y Punta Umbría, en Huelva; Carboneras y Adra, en Almería; y Barbate y Tarifa, en Cádiz, entre otras. Por ello, es “primordial” el respaldo a quienes lo protagonizan.

 

En 2015, al igual que en las políticas agrarias, se va a culminar la ejecución del marco 2007-2013, coincidiendo con la puesta en marcha del nuevo periodo, nutrido con el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP). Víboras ha recordado que en este nuevo Fondo, Andalucía cuenta con 100 millones de euros menos. En este contexto, son importantes los acuerdos con terceros países que deben concretarse en términos aceptables: compensar a los armadores y tripulantes andaluces, faenar con seguridad jurídica y defender sus intereses en todos los foros.

 

En este sector se van a impulsar una serie de intervenciones, con una dotación en torno a los 14,3 millones, encaminadas a que “la actividad pesquera y acuícola sea rentable y sostenible”. “Rentable para quienes la desempeñan y sostenible en su doble vertiente, ambiental y económica”, ha afirmado la consejera.

 

Estas actuaciones van a priorizar la protección, conservación y evaluación de los recursos pesqueros; el impulso a la acuicultura marina, fomentando el aumento de producción y modernización de instalaciones; dotar a la flota de infraestructuras e instalaciones adecuadas para el desarrollo de sus actividades en los puertos pesqueros; compensar a los mariscadores cuyo trabajo se paralice temporalmente por la presencia de biotoxinas; ayudar a los marineros acogidos a planes de jubilación anticipada; y fomentar la calidad de los productos pesqueros y el desarrollo sostenible de las zonas costeras.

 

Innovación e investigación aplicada al sector agrario y pesquero

Por último, Elena Víboras ha finalizado su intervención con un eje “prioritario y transversal a todas las políticas del Gobierno andaluz”, como son la innovación y la investigación aplicadas a los sectores agrario y pesquero.

 

La consejera ha explicado que su departamento va a mantener la partida para innovación, investigación y transferencia de conocimientos, con una dotación de en torno a 52,6 millones. Estos recursos van a ser gestionados por el Instituto de Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (IFAPA), que impulsará las siguientes actuaciones: la innovación e investigación aplicada; los proyectos de investigación, prevaleciendo los 12 Transforma plurianuales; el mantenimiento del Servicio de Asesoramiento al Regante, o del soporte Servifapa y el programa de formación de profesionales e investigadores.

 

Fuente: Junta de Andalucía