Facebooktwittermail
El Pabellón de la Unión Europea vuelve a convertirse en un símbolo para la Isla de la Cartuja y para Sevilla. Con motivo de la conmemoración del XX Aniversario de la Exposición Universal de 1992, Cartuja 93, sociedad gestora del PCT Cartuja, ha puesto en funcionamiento este emblemático edificio, rehabilitado para albergar la sede de la propia entidad y, en una segunda fase que se confía que se inicie en breve, un centro de demostración de la actividad del Parque.
Durante el acto de inauguración del Pabellón de la Unión Europea se ha llevado a cabo la iluminación de la torre piramidal, de 50 metros de altura, y de la escultura de Ludmilla Tcherina, ubicada en la entrada del edificio. La iluminación del Pabellón, proyecto de la Fundación Sevillana Endesa, se ha basado en criterios de sostenibilidad y eficiencia energética.
El centro de demostración incluirá un salón de actos o auditorio con capacidad para 302 plazas en butacas fijas, 140 de ellas sobre gradas escalonadas. El salón estará coronado por una claraboya esférica que permitirá, mediante un sistema de toldos motorizados, a la manera de un diafragma, funcionar con luz natural o con luz artificial debidamente regulada.
El auditorio se complementará con un espacio expositivo de gran versatilidad, integrado por más de 800 metros cuadrados que estarán abiertos al público. En este espacio se expondrá el legado audiovisual de la Expo’92, además de material explicativo sobre su conversión y consolidación como Parque Científico y Tecnológico. Los científicos y empresarios del PCT Cartuja podrán, además, dar a conocer su actividad al público.
El Pabellón de la UE fue cedido a Cartuja 93 por el Ayuntamiento de Sevilla en octubre de 2009. Desde entonces, la sociedad gestora ha culminado la primera fase de la rehabilitación, que ha tenido un presupuesto de licitación de 1,6 millones de euros, cuantía subvencionada por la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia. 
El Pabellón de la UE fue construido por la entonces Comunidad Económica Europea (CEE) para ser el Pabellón sede del citado organismo internacional en la Exposición Universal de 1992. Proyectado por el arquitecto Karsten Karl Krebs, fue concebido como edificación no permanente y, por lo tanto, en función de la normativa de Expo’92, habría de ser demolido tras la finalización de la muestra y antes del 31 de marzo de 1993.
El edificio, que cuenta con una edificabilidad total de unos 3.000 metros cuadrados, se desarrolla bajo rasante, con una planta en semisótano a cota -2,25 y un segundo sótano a cota -6. Sobre la cúpula central se eleva, sobre rasante, una torre troncopiramidal de 50 metros de altura, de estructura metálica, recubierta de material plástico con los colores de las banderas de los doce países que en esa fecha conformaban la CEE. Terminada la Expo’92, tanto la CEE como el Ayuntamiento de Sevilla postulan la conservación y reutilización del Pabellón como elemento simbólico de la propia Exposición.
El Pabellón está construido en el área central de la mediana de la calle Isaac Newton (denominada también Avenida de Europa, precisamente por la ubicación de este inmueble).
El citado proyecto de rehabilitación ha sido redactado por los arquitectos José Ramón Ruiz de Terry, Fernando Piñar Parias y Juan Pablo del Rosario Ogallar por encargo de Cartuja 93.
Fuente: PCT Cartuja