Facebooktwittermail

 

El informe señala la necesidad de aplicar un enfoque sistémico e integrado a las políticas de ecoinnovación y recoge recomendaciones específicas para los responsables políticos

 

El Observatorio de Ecoinnovación (EIO, por sus siglas en inglés) ha presentado su tercer informe anual sobre ecoinnovación, un manual para que los responsables políticos movilicen a la sociedad y la economía hacia la sostenibilidad. En su informe de 2012, Europa en transición: allanando el camino hacia una economía verde a través de la ecoinnovación, el Observatorio señala que la mayor parte de las acciones de innovación se concentran en las tecnologías y en los productos individuales. Algunos países se centran demasiado en las tecnologías limpias y en nichos de mercado específicos, y no en la productividad de los recursos o en la difusión en la sociedad. Así por ejemplo, países destacados en el sector de la ecoinnovación, como Finlandia, Dinamarca y Suecia, no presentan sin embargo los mejores resultados medioambientales. Las conclusiones del informe afirman que una revisión de las políticas de ecoinnovación es necesaria para responder a los profundos problemas sistémicos, para lo que el EOI reclama un enfoque más sistemático y enteramente integrado de estas políticas.

 

Aunque es cierto que no hay soluciones fáciles, en el informe se recogen hasta 35 recomendaciones específicas que los países pueden adoptar y que ayudarían a realizar la transición entre ambos enfoques. Para llevar a cabo dicha transición, el EOI también señala que el plan de acción para la ecoinnovación de la UE (PAEI) podría jugar un papel clave. El informe respalda la opinión del Comisario Europeo de Medio Ambiente, Janez Potocnik, según la cual “la ecoinnovación debe ir más allá de mejoras ambientales crecientes y de aumentos en la eficiencia, y tener el objetivo de salir de sistemas y pensamientos cerrados”.

Las 35 recomendaciones específicas del informe se agrupan en cinco recomendaciones generales: una concienciación común de que tiene que construirse el reto de la ecoinnovación, los objetivos y las metas tienen un papel que jugar y pueden hacer la visión más concreta, las políticas tienen que ser capaces de lidiar con los problemas sistémicos, deben desarrollarse más los indicadores y la supervisión de la ecoinnovación y finalmente se necesita una integración a nivel de políticas para abordar la complejidad del reto de la sostenibilidad.

 

Fuente: Delegación de la Junta de Andalucía en Bruselas