Facebooktwittermail

El servicio de Inmunología del centro cordobés participa por primera vez en este encuentro, donde se analizarán los nuevos avances en vacunas frente al VIH

Profesionales del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba participan por primera vez en el Congreso Mundial de Vacunas de Sida 2011, que se celebra en Bangkok (Tailandia), donde se analizarán las principales aportaciones de todas las vacunas que se están investigando o aplicando para hacer frente al virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

El trabajo, realizado conjuntamente por equipos del complejo sanitario cordobés y del Hospital Clínic de Barcelona, se presenta en formato póster y sintetiza los efectos favorables de esta terapéutica en las personas infectadas por el VIH a las que se administra la vacuna frente a aquellas que no la reciben (placebo).

Hasta ser aceptada en el congreso, la comunicación de los inmunólogos del Hospital Reina Sofía ha superado numerosos filtros para, finalmente, recibir la confirmación de un comité muy exigente integrado por profesionales con destacados conocimientos en la materia. En este sentido, el jefe de servicio de Inmunología del centro, José Peña, ha destacado la satisfacción de su equipo “por poder presentar los resultados de la vacuna terapéutica frente la sida en la que estamos trabajando en colaboración con otros centros españoles”. Entre los firmantes del póster figuran, por parte del Reina Sofía, el profesor Peña, el inmunólogo Rafael González y los biólogos Mario Frías y Laura Castro.

Respuesta del sistema inmune

La investigación desarrollada por los profesionales del Laboratorio de Inmunológica del centro cordobés sobre esta nueva terapéutica ha ayudado a conocer la respuesta del sistema inmune de los pacientes que han recibido esta vacuna española contra VIH, la más efectiva que se ha probado hasta el momento de esta modalidad.

Los especialistas han demostrado que en estos pacientes, tras recibir la vacuna, se produce un incremento de las defensas, lo que justifica el descenso de la carga viral observado. El doctor Peña Martínez ha coordinado este trabajo consistente en la realización de sofisticados estudios sobre las muestras de células de los pacientes.

La participación del complejo sanitario cordobés se debe a su amplia experiencia en estudios en el campo de la inmunidad innata. La vacuna mejora precisamente la respuesta inmune innata al aumentar la funcionalidad de las células NK, que poseen la capacidad de bloquear, cuando su función es normal, la progresión de la infección por el VIH (y esto complementa y pone en valor anteriores resultados publicados por el grupo de vacunas).

El equipo cordobés colabora con este estudio multicéntrico desde que se inició hace seis años y recientemente se han dado a conocer las ventajas y la eficacia que aporta la vacuna. En total, han sido 24 los pacientes infectados por VIH autólogo (del mismo paciente) que han recibido esta inmunoterapia, en el Hospital Clínic de Barcelona.

Los estudios realizados muestran que cuanto mayor es el aumento de la eficiencia de las defensas inducido por la vacuna, mayor es el control del crecimiento virus. La mitad de los pacientes configuró el grupo control y no recibió la vacuna, ya que se ha empleado el método denominado doble ciego –los autores del estudio desconocían quiénes han recibido la vacuna y quiénes no-. Ningún paciente había recibido tratamiento antirretroviral en los dos últimos años.

Administración

La vacuna se basa en técnicas de terapia celular con células dendríticas de los propios pacientes. A cada uno de ellos se le administró tres dosis, con una separación de dos semanas entre cada una de ellas. Al cabo de 24 semanas se comprobó que en la mayoría de los pacientes se había producido un descenso significativo en la carga viral.

El desarrollo de esta vacuna terapéutica está impulsado por el Grupo Español de Vacunas Terapéuticas y Preventivas de la Red de Investigación en Sida, que se coordina desde el Institut d’Investigacions Biomédiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS). Junto al Reina Sofía, trabajan investigadores del Clínic y del Hospital Germans Trias i Pujol de Barcelona; así como de los hospitales Gregorio Marañón y Carlos III y el Instituto de Salud Carlos III de Madrid.

El Sida se ha convertido en una de las enfermedades más devastadoras que ha afrontado la humanidad; desde que comenzó la epidemia, más de 45 millones de personas se han infectado por el VIH y han muerto más de 20 millones.. Bajo la acción del tratamiento antirretroviral se convierte en una enfermedad crónica no progresiva, pero sin él suele ser mortal, circunstancia muy frecuente en los países en vías de desarrollo que tienen un acceso limitado al mismo.

La vacuna tiene su justificación a pesar de lo tratamientos porque con éstos últimos aparecen, a la larga, complicaciones, resistencia al virus, toxicidad y, además, son muy costosos. Por el contrario, con la vacuna se conseguiría un sistema terapéutico más económico y carente de resistencia viral, así como también se facilitaría su acceso a los países en desarrollado.

Fuente: Junta de Andalucía