Facebooktwittermail

El Consejo de Gobierno ha aprobado el acuerdo de aplicación y coordinación del Sistema Andaluz de Garantía Juvenil (SAGJ), que comenzó a desarrollarse en abril de 2014 para facilitar a los jóvenes desempleados un modelo integral de ofertas de empleo, educación continua y formación en prácticas. Andalucía es actualmente la comunidad española que más avanzada tiene la implantación de esta iniciativa, propuesta por la Unión Europea en 2013.

Desde su puesta en marcha a través del Programa Emple@Joven, el SAGJ ha propiciado casi 46.000 contratos para el colectivo de personas desempleadas menores de 29 años, uno de los más castigados por la crisis económica. El acuerdo aprobado supone la fase de consolidación del SAGJ, que inicialmente dispondrá de 323,43 millones para nuevos proyectos, con una financiación del 90% por parte del Programa Operativo de Empleo Juvenil de la Unión Europea.

Las dos principales novedades previstas en esta etapa son el diseño de planes integrales de inserción y la puesta en marcha de una línea de prácticas de movilidad internacional. Asimismo, el acuerdo establece un plazo inicial de seis meses (cuatro en 2020) para que cualquier joven menor de 25 años inscrito voluntariamente en el SAGJ reciba una oferta de empleo, educación continua y formación de prácticas. Actualmente, más 28.000 personas están registradas en el sistema.

En relación con los nuevos planes integrales de inserción, el acuerdo los define como un conjunto de acciones formativas y prácticas profesionales de dos años de duración. Se desarrollarán en zonas de actuación previamente definidas por el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) a partir de la identificación de los territorios con mayor número de jóvenes sin ocupación y sin estudios, en estrecha conexión con el tejido productivo local y sus sectores económicos emergentes (al menos la mitad de las personas participantes deberán realizar las prácticas en empresas de la comarca).

Los planes se articularán a partir de convocatorias de incentivos a entidades especializadas, en las que se valorará especialmente la colaboración que acrediten con ayuntamientos, empresas y ONG locales. Los jóvenes participantes contarán con un servicio de tutorización que, más allá de la orientación, les facilitará el desarrollo de las habilidades necesarias para aprovechar una oportunidad laboral. Las personas sin ninguna cualificación participarán también en la formación básica compensatoria del sistema educativo.

Respecto a las prácticas de movilidad internacional, esta medida se desarrollará a través del programa ‘TLN Mobility’, que promueven 15 estados miembros y regiones de la Unión Europea para favorecer la adquisición de experiencias profesionales, procesos de acompañamiento personalizado de inserción y acciones formativas para facilitar la obtención de titulación.

Las nuevas medidas del SAGJ, que se suman al Programa Emple@Joven, estarán coordinadas por el SAE y contarán con la participación de agentes sociales y entidades sin ánimo de lucro que trabajan con jóvenes, el Instituto Andaluz de la Juventud y diversas consejerías de la Junta.

Programa Emple@Joven

El desarrollo del SAGJ a través del Emple@Joven ha implantado una estrategia basada en tres grandes medidas, que también tendrán ahora continuidad: la Iniciativa Cooperación Social y Comunitaria, que incluye contrataciones para proyectos de interés social promovidos por los ayuntamientos; la línea de apoyo a las prácticas profesionales en empresas, y el Bono de Empleo Joven para la primera experiencia laboral.

La Iniciativa Cooperación Social y Comunitaria promueve la contratación en obras y servicios de ámbito social e interés municipal, distintas de las que realiza regularmente el personal de la Administración local. La Junta aporta una ayuda para sufragar estos contratos, de seis meses de duración y a jornada completa. Los ayuntamientos reciben un anticipo del 50% del total de la subvención, que garantiza un mínimo de 10.200 euros para las poblaciones de menos de 1.000 habitantes. La iniciativa ha propiciado hasta el momento más de 40.000 contratos.

Las obras y servicios incentivados se realizan en régimen de administración directa y están vinculados a alguna de las siguientes actividades: cuidados asistenciales; prestación de la ayuda a domicilio; servicios de proximidad, limpieza, vigilancia y seguridad; protección del medio ambiente y de zonas rurales o naturales; revalorización de espacios públicos; gestión de residuos y aguas; ahorro energético, y promoción del turismo, el deporte, la cultura y el comercio y los productos locales.

En cuanto a las prácticas profesionales en empresas, el programa facilita becas para titulados universitarios y de FP de grado Medio o Superior menores de 30 años, a través del desarrollo de experiencias profesionales no laborales (más de 2.000 hasta ahora). Cada práctica, de una duración de seis meses y jornadas de un máximo de cinco horas diarias, se financia con 2.700 euros y un seguro de 180. La Universidad Internacional de Andalucía gestiona esta iniciativa y pone en contacto a los demandantes con las empresas y entidades interesadas. En sus dos primeras ediciones, estas becas han supuesto una inversión de 3,6 millones de euros, cofinanciadas en un 50% por el Banco de Santander.

El programa se completa con el Bono de Empleo Joven, dirigido a jóvenes de entre 18 y 29 años con titulación universitaria y de Formación Profesional Inicial, Bachiller o Educación Secundaria Obligatoria. Consiste en una ayuda de 4.800 euros para jornada completa o 2.400 para la parcial del 50%. Hasta el momento, el Bono ha facilitado la contratación de 4.596 jóvenes.

Nuevas medidas

En marzo 2015 el programa Emple@Joven se adaptó al Sistema Nacional de Garantía Juvenil e incorporó novedades como los incentivos a empresas para la contratación indefinida de jóvenes menores de 30 años que han realizado prácticas profesionales o son titulares del Bono de Empleo Joven. La ayuda, de 4.750 euros por contrato, cuenta con un presupuesto de 10 millones para 2015 y 2016.

Asimismo, se puso en marcha una nueva convocatoria de la Iniciativa de Cooperación Social y Comunitaria, con una dotación de 250 millones de euros para 2015-2016 y ayudas de entre 1.300 y 1.700 euros mensuales brutos por contrato, tanto para jóvenes como para desempleados mayores de 25 años.

Por su parte, el Bono de Empleo Joven se amplió con una financiación de 70 millones de euros para 14.600 bonos en el periodo 2015-2016 (10.430 serán para menores de 25 años inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil y el resto para jóvenes de 18 a 29 años).

Todas estas medidas de la primera fase del SAGJ se han desarrollado con la cobertura jurídica de sendos decretos leyes, una formula prevista en el Estatuto de Autonomía para situaciones de extraordinaria y urgente necesidad. Entre los datos que reflejan la exigencia de esta actuación rápida, destaca la grave repercusión que la crisis económica ha tenido sobre la población de entre 16 y 29 años de edad, con una tasa de desempleo juvenil que ha crecido en más de 29 puntos porcentuales desde 2007 y que ha provocado que uno de cada dos jóvenes se encuentren actualmente en paro.

El acuerdo aprobado por el Consejo de Gobierno da continuidad al conjunto de medidas que la Junta desarrolla en los últimos años para favorecer la creación de empleo y combatir los efectos de la crisis. Entre ellas, además de las citadas, destacan el Plan de Actuación del Trabajo Autónomo (200 millones de euros en el periodo 2015-2020); la segunda convocatoria del Plan de Construcción Sostenible (74 millones); el Plan Integral para la Construcción Sostenible (529 millones hasta 2020), y la nueva orden de incentivos a empresas (112 millones de euros).

Fuente: Junta de Andalucía