Facebooktwittermail

 

La operación, con el Banco Europeo de Inversiones, se integra en el mayor sistema autonómico de apoyo al tejido empresarial en España

El Consejo de Gobierno ha acordado avalar el crédito de 50 millones de euros suscrito el pasado 29 de mayo por la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) con el Banco Europeo de Inversiones (BEI). El préstamo, en condiciones más ventajosas que las actuales en los mercados financieros, permite dar continuidad a la línea de incentivos reembolsables que la Junta abrió en 2009 para proyectos empresariales innovadores, viables y de gran potencial de empleo, dirigidos especialmente a las pequeñas y medianas empresas. Este instrumento ha respaldado hasta ahora con 308,54 millones el desarrollo de 347 iniciativas, que han generado 1.360,2 millones de inversión privada y 19.683 empleos asociados.

 

El portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, ha subrayado que con este acuerdo la Junta demuestra que “se pueden hacer las cosas de otra forma”, y se ha mostrado convencido de que “son necesarias políticas de estímulo desde las administraciones públicas para la reactivación económica”. “Andalucía es la comunidad que más recursos destina a financiar proyectos empresariales”, ha resaltado Vázquez, que ha reiterado que el camino para salir de la crisis pasa por “la apuesta por el desarrollo económico ligado a la creación de empleo y no sólo con recortes del gasto público”.

 

El Programa de Fondos Reembolsables ofrece ayudas en forma de préstamos ordinarios o participativos, avales y participaciones en capital. Dotado con un presupuesto de más de 1.000 millones de euros, la Junta financia los 841 millones correspondientes a once fondos: Apoyo al Desarrollo Empresarial; Reestructuración Financiera de Empresas; Economía Sostenible; Generación de Espacios Productivos; Internacionalización; Eficiencia Energética; Emprendedores Tecnológicos; Industrias Culturales; Empresas Turísticas y Comerciales; Garantías y Avales, y Pymes Agroalimentarias. A ellos se suma la iniciativa Jeremie Andalucía, promovida por la Comisión Europea con una cuantía de 246 millones.

 

Estos fondos reembolsables sustentan, junto con la Orden de Incentivos a la Innovación y el Desarrollo Empresarial, el sistema autonómico de respaldo al tejido productivo. Ambas líneas de apoyo gestionadas por IDEA, sitúan actualmente a Andalucía como la comunidad autónoma que más recursos dedica a financiar proyectos empresariales.

 

La Orden de Incentivos, diseñada para el periodo 2008-2013, agotó en sus tres primeros años un presupuesto de 371 millones con el que se respaldaron 6.265 proyectos y se facilitó la creación de 7.716 empleos. El pasado mes de enero, el Gobierno andaluz aprobó su continuidad en 2012 y 2013 con una asignación adicional de 250 millones y la incorporación de adaptaciones al actual contexto económico. Desde entonces se han aprobado incentivos por valor de 22,8 millones de euros y la creación de 556 nuevos puestos de trabajo.

 

Este sistema conformado por el Programa de Fondos Reembolsables y la Orden de Incentivos se complementa desde octubre de 2011 con la iniciativa europea Feder-Innterconecta, que pone a disposición del empresariado andaluz 100 millones de euros para proyectos de carácter estratégico y gran dimensión. Feder-Innterconecta cuenta con una aportación de 30 millones por parte de la Junta y se centra en áreas como la energía, el medio ambiente, la biotecnología, la sociedad de la información y los sectores aeroespacial, metalmecánico y agroindustrial. Su primera convocatoria, resuelta el pasado mes de marzo, beneficiará a 32 proyectos de I+D con una inversión privada de 275 millones.

 

Financiación BEI

 

La línea de financiación del BEI, de la que se beneficia el Programa de Fondos Reembolsables de la Junta, va dirigida a proyectos empresariales viables promovidos por pymes. Los créditos financian inversiones en adquisición, renovación o extensión de activos tangibles (salvo compra de terrenos); gastos de I+D; costes de planificación y desarrollo en las primeras fases, y necesidades de circulante asociadas.

 

El BEI, creado en 1958 por el Tratado de Roma, es la institución financiera de la Unión Europea. Su finalidad se centra en el respaldo a las inversiones que favorecen la integración económica y la cohesión social de los estados miembros. Los recursos que emplea complementan otras fuentes de financiación y pueden concurrir con subvenciones estatales o comunitarias sin que la cuantía máxima de los préstamos pueda superar el 50% del coste total de los proyectos.

 

Fuente: Junta de Andalucía