Facebooktwittermail

 

El texto responderá a las prioridades del último acuerdo de concertación social para mejorar la competitividad, la calidad y la innovación en el sector

 

El Consejo de Gobierno ha acordado iniciar los trámites para la elaboración de la Estrategia Industrial de Andalucía 2014-2020, que sentará las bases de la política autonómica en esta materia para los próximos siete años.

 

La nueva estrategia desarrollará las prioridades de impulso al sector establecidas en el Acuerdo para el Progreso Económico y Social de Andalucía, pacto de concertación firmado en marzo del pasado año por la Junta y las organizaciones sindicales y empresariales más representativas. El documento incluirá un diagnóstico de la industria andaluza, la concreción de los distintos programas y medidas con su valoración económica y los criterios de seguimiento y evaluación.

 

Entre los objetivos, el plan prestará especial atención a reforzar la innovación del tejido industrial andaluz; el fomento de la cooperación empresarial; la calidad y seguridad; la sostenibilidad ambiental, y la mejora del capital humano y de las condiciones laborales.

 

En líneas generales, y para todos los sectores industriales, la estrategia apoyará la diversificación, la mejora de la competitividad y la generación de nuevos productos basados en la calidad, el diseño o las tecnologías de la información y la comunicación para poder hacer frente a la competencia de los mercados emergentes.

 

La elaboración del plan corresponderá a la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, a través de la Secretaría General de Innovación, Industria y Energía, que coordinará el trabajo, y de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía, que se encargará de la dirección técnica y seguimiento.

 

Una vez redactado y ajustado al marco de la planificación económica regional, el borrador se someterá a información pública en el plazo de dos meses.

 

Simultáneamente, se dará audiencia a la Administración estatal, a las diputaciones provinciales y a la Federación Andaluza de Municipios y Provincias, así como a los agentes económicos y sociales. Finalizado este trámite e incorporadas las correspondientes alegaciones y la memoria ambiental, el texto se elevará al Consejo de Gobierno para su aprobación definitiva.

Fuente: Junta de Andalucía