Facebooktwittermail

Antonio Ávila visita, junto a las ministras de Ciencia y de Asuntos Exteriores, el Centro de Control y Monitorización de esta iniciativa liderada por Endesa

El consejero de Economía, Innovación y Ciencia, Antonio Ávila, ha comprobado, junto a las ministras de Asuntos Exteriores y Cooperación, Trinidad Jiménez, y de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, los avances del proyecto Smartcity Málaga, que Endesa lidera en la capital con el fin crear un nuevo modelo de gestión energética en las ciudades. Su objetivo es incrementar la eficiencia energética, reducir las emisiones de CO2 y aumentar el consumo de energías renovables, con la participación activa del propio consumidor.

Durante el recorrido por las instalaciones del Centro de Control y Monitorización, han podido conocer los distintos parámetros del proyecto, que incluyen aspectos como el estado de la red de media y baja tensión, los consumos y autoproducciones de distintas instalaciones singulares o indicadores energéticos y de emisiones de CO2, entre otros.

Además, el centro cubre una labor divulgativa al estar dividido en distintas zonas temáticas y dotado con pantallas que explican el funcionamiento de cada una de las tecnologías de última generación que intervienen en el proyecto. Entre ellas, destaca un video-wall de 15 metros cuadrados para presentaciones y otra pantalla accesible desde el exterior para uso de los viandantes.

El proyecto Smartcity

Smartcity es un proyecto impulsado por un grupo de once empresas y liderado por Endesa, que se desarrolla en Málaga y del que se benefician 300 clientes industriales, 900 de servicios y 11.000 clientes domésticos. Las fuentes de energía renovable se integran de forma óptima en la red, acercando la generación al consumo a través de la instalación de paneles fotovoltaicos en edificios públicos, el uso de microgeneración eléctrica en algunos hoteles o instalación de sistemas microeólicos en la zona.

Existirán sistemas de almacenamiento energético en baterías, de manera que parte de la energía podrá ser consumida después en la climatización de edificios, el alumbrado público y el transporte eléctrico. Se ha potenciado también el uso de coches eléctricos, con la instalación de postes de recarga.

Todos los clientes que participan en el proyecto contarán con los nuevos contadores para facilitar un consumo más sostenible. Además, la instalación de sistemas inteligentes y de sistemas avanzados de telecomunicaciones y telecontrol permitirá actuar en tiempo real y de forma automática sobre la red de distribución, haciendo posible una nueva gestión de la energía y potenciando la calidad del servicio. El objetivo es conseguir un ahorro energético del 20%, así como la reducción de emisiones en más de 6.000 toneladas de CO2 al año en la zona del proyecto.
 

Fuente: Junta de Andalucía