IDC España ha dado a conocer los resultados del barómetro sobre la evolución del mercado de servicios cloud en España, para el que ha contado con la colaboración y patrocinio de Accenture, arsys, Telefónica y Unit4.

 

Bajo el título “Cloud hace frente a la crisis”, los datos desvelan que 2012 ha supuesto un punto de inflexión en la adopción de cloud en nuestro país, con un crecimiento del 93 por ciento respecto a datos de 2011. Esto es debido en gran parte a que se han materializado las inversiones previstas, se han anticipado las decisiones de aquellas compañías en proceso de evaluación y se ha obtenido una buena respuesta de aquellas organizaciones que el año pasado ni siquiera preveían implantar cloud.

 

Aunque el contexto económico continua siendo uno de los principales factores a la hora de tomar una decisión sobre los servicios cloud, la necesidad de mejorar el negocio ha impulsado en gran medida la adopción de este modelo de forma uniforme en todos los sectores, alcanzando una penetración del 29% de las empresas españolas y superando incluso las expectativas previstas en el informe del año pasado.

 

La previsión para 2013, según las respuestas del barómetro de este año, es que el modelo cloud podría estar presente en más de la mitad de las empresas españolas (54%). Sin embargo, se anticipa una posible ralentización a corto plazo en la adopción del modelo por parte de grandes organizaciones del sector financiero y público, que probablemente retrasarán sus decisiones.

 

“A la vista de los datos, podemos señalar que la evolución del mercado cloud se mantiene en niveles de crecimiento muy destacables, que sitúan a nuestro país entre los de mayor adopción de servicios cloud respecto a otros de su entorno”, apunta Rafael Achaerandio, director de Análisis de IDC España. “Está previsto que en 2012 el segmento de nube pública alcance una facturación de 337 millones de euros, mientras que el de nube privada facturará 3.200 millones de euros. En los años subsiguientes esta tendencia continuará al alza”.

 

Si nos fijamos en los factores que sirven de estímulo, los resultados se mantienen en línea con los de la edición anterior del informe, destacando la eficiencia en costes y el uso eficiente de los activos TI. Algo similar ocurre con los inhibidores, la seguridad sigue ocupando el primer puesto, aunque pierde peso respecto al año anterior. Tras la seguridad, el segundo lugar lo ocupan los criterios de negocio (disponibilidad, rendimiento), por encima de los tecnológicos (integración, movilidad, estándares).

 

En cuanto a nube pública o privada, se aprecia que el despliegue de cloud se basa sobre todo en la nube privada donde el índice de penetración se ha incrementado un 83%, con el hecho diferenciador de que cuanto mayor es la empresa mayor es su uso. Por su parte, el despliegue de la nube pública crece a un ritmo más rápido, con un incremento del 144% de penetración respecto al año anterior. De hecho, las estimaciones de IDC para el periodo 2011-2015 apuntan una tasa de crecimiento anual compuesto del 33% en la nube pública y del 27% en la privada.

 

Fuente: Cibersur