Facebooktwittermail

 

El Centro Común de Investigación (CCI), en inglés Joint Research Centre – JRC, es el único servicio de la Comisión encargado directamente de la investigación. Este centro juega un papel clave en materia de innovación en la UE y ayuda, con su apoyo tanto científico como económico, a la consecución de las prioridades de Europa 2020 relacionadas con la competitividad, sostenibilidad y los grandes retos sociales. Con su trabajo el CCI contribuye a establecer estándares y a armonizar métodos y medidas de referencia y realiza análisis cuantitativos sobre iniciativas europeas para medir su potencial impacto.

 

El CCI está formado por siete institutos que se encuentran en Bélgica, Alemania, Italia, Holanda y España y tiene su sede en Bruselas. Con un presupuesto anual de en torno a 350 millones de Euros, sus 2800 trabajadores investigan sobre las siguientes áreas prioritarias:

 

Medio Ambiente y Cambio Climático
Energía y Transporte
Agricultura y Seguridad Alimentaria
Salud y Protección del Consumidor
Tecnologías de la Información y la Comunicación
Seguridad (incluyendo la seguridad nuclear)

 

Algunas de las actividades e investigaciones más relevantes del CCI:

El Laboratorio Europeo de Gestión de Crisis utiliza las tecnologías más innovadoras para crear un sistema integrado de información sobre crisis y desastres naturales en todo el mundo, lo que permite una actuación temprana de las autoridades competentes. Parte integrante de este sistema es, por ejemplo, el Sistema de Alerta y Coordinación para Desastres Globales, plataforma conjunta con Naciones Unidas y basada en un sitio web que coordina una respuesta internacional ante desastres naturales.

 

El CCI también es capaz de prevenir inundaciones e incendios forestales mediante el Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales y el Sistema Europeo de Alerta de Inundaciones. Estos sistemas proporcionan información tanto a la Comisión como a las autoridades locales para preparar la respuesta adecuada.

 

El modelo SYMBOL fue desarrollado por el CCI para medir el impacto de propuestas legislativas presentadas por la Comisión sobre regulación de los mercados financieros. Es un sistema de simulación de crisis en el sector bancario que estudia el impacto de éstas ante diferentes regulaciones hipotéticas.

 

Tras el accidente de Fukushima, el CCI publicó información técnica diaria sobre la situación disponible para los Estados miembros. Además el CCI colaboró con el Consejo para realizar una evaluación de las plantas nucleares que operan en la UE, Suiza y Ucrania con el fin de evitar accidentes como el de Fukushima.

 

El Laboratorio Europeo de Evaluación de Estructuras desarrolla los estándares europeos de seguridad de edificios y construcciones de ingeniería civil llamados “Eurocodes” y que, desde 2010, han sustituido a los estándares nacionales.

 

Recientemente una investigación del CCI ha advertido de la escasez de cinco metales esenciales en la construcción de tecnologías bajas en carbono, lo que puede dificultar la implementación y desarrollo de éstas.

 

En 2011 el CCI desarrolló tres nuevos métodos analíticos para la detección de sustancias nocivas para la salud (Ftalatos) que habían sido utilizadas en la fabricación de ciertas bebidas deportivas importadas desde Taiwán. Estos métodos están disponibles gratuitamente en la web del CCI.

 

La Oficina Europea para la Prevención y el Control Integrado de la Contaminación contribuye a la reducción de la contaminación en instalaciones industriales y agrícolas a través del intercambio de información entre Estados miembros y entre las industrias sobre “mejores técnicas disponibles” y mediante la publicación de documentos de referencia, los llamados BREFs, utilizados por las autoridades competentes de los Estados miembros para la tramitación de permisos necesarios en instalaciones contaminantes.

 

En el ámbito de la seguridad alimentaria el CCI organizó una conferencia llamada “Apoyo científico a la seguridad alimentaria y a la Gobernanza Global”. En los trabajos que se realizan en este sentido, el CCI explora cómo la ciencia, la tecnología y la innovación pueden contribuir a que se satisfaga la demanda de comida a nivel mundial.

 

Para más información: www.jrc.ec.europa.eu

 

Artículo: LA COOPERACIÓN EUROMEDITERRÁNEA EN INVESTIGACIÓN E INNOVACIÓN

 

La Comisión Europea ha publicado un documento en el que se recogen las preguntas más frecuentes formuladas en torno a la cooperación euromediterránea en materia de investigación e innovación.

 

.¿Por qué es la cooperación en investigación e innovación tan importante en la región mediterránea?

 

La Unión Europea y la región del sur del mediterráneo afrontan importantes retos como el cambio climático, la seguridad alimentaria o la contaminación del mar mediterráneo que sólo pueden ser afrontados de forma conjunta mediante la cooperación internacional. En este sentido, la investigación y la innovación son campos que nos ayudan a encontrar las respuestas a estos retos comunes, además de ser el motor para otros retos como el crecimiento del empleo, esencial en un momento en el que las tasas de desempleo tanto en la UE como en los países del Mediterráneo están creciendo.

 

·¿Por qué es necesaria una asociación renovada en la región mediterránea?

 

Las capacidades científicas, tecnológicas y en innovación de muchos países del sur del Mediterráneo deben incrementarse para afrontar sus grandes retos sociales y así, conseguir un mayor desarrollo y crecimiento económico que sea sostenible e inclusivo. La cooperación de estos países con la UE en materia de investigación e innovación está fragmentada y necesita una nueva estrategia y enfoque para maximizar su impacto.

 

·¿Qué es el marco político de la UE para la cooperación en investigación e innovación?

 

Dentro del nuevo enfoque en política de vecindad presentado en mayo de 2011 en el documento “Una nueva respuesta a una vecindad cambiante”, se estableció que en materia de investigación e innovación se trabajaría por una Espacio Común de Conocimiento e Innovación.
Además, la UE tiene acuerdos bilaterales en investigación e innovación con Argelia, Egipto, Marruecos, Jordania y Túnez. Estos acuerdos no sólo refuerzan el diálogo bilateral, sino que también promueven la cooperación en ciencias y tecnología. Además, Albania, Croacia, Israel y Turquía están asociados con la UE mediante el Séptimo Programa marco de investigación (2007-2013).

 

Por otro lado, la Unión por el Mediterráneo tiene como objetivo mejorar las relaciones entre sus socios y se centra en seis ejes principales, entre los que se encuentra la investigación.

 

·¿Cómo se organiza la cooperación?

 

Los acuerdos bilaterales de cooperación en ciencia y tecnología tienen sus propias estructuras de gobierno, pero la cooperación multilateral se organiza a través del foro birregional donde se reúnen los países socios llamado “Comité euromediterráneo de seguimiento de la cooperación en IDT”.

 

·¿Existen mecanismos de financiación europeos destinados a los países del sur del Mediterráneo?

 

Son los Programas marco de investigación los que contemplan la financiación de terceros países en este campo. Desde que se inició el Séptimo Programa marco de investigación (2007-2013) la Comisión Europea ha destinado 360 millones de Euros a la participación de terceros países, de los que 40 millones de Euros han sido para los países socios del Mediterráneo.

 

·¿Cuáles han sido los principales logros de la cooperación en el pasado?

 

La colaboración entre estos países ha contribuido a la identificación y el desarrollo del potencial científico, permitiendo a los investigadores, a las instituciones investigadoras y empresas, competir y cooperar más allá de sus fronteras.

 

·¿Qué cambiará en el Horizonte 2020?

 

Horizonte 2020 será el programa marco en investigación e innovación para la UE en el futuro y continuará promoviendo la cooperación en ciencia y tecnología con los países mediterráneos basándose en los intereses comunes y en el beneficio mutuo. Horizonte 2020 se centrará en los retos comunes entre estos países, como son el cambio climático y la seguridad alimentaria.

 

Fuente: JRC