Facebooktwittermail

 

Un grupo de profesores de Universidad de Sevilla lidera un proyecto de I+D+i que permitirá actuar para prevenir los riesgos que provoca este material

 

 

La Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo va a apoyar un proyecto de investigación de la Universidad de Sevilla dirigido a localizar edificios que aún presentan riesgos de exposición al amianto, elaborar un registro y aplicar un plan de trabajo para eliminar los posibles efectos en la salud. El director general de Seguridad y Salud Laboral, José Antonio Amate, se ha reunido con un grupo de aparejadores y profesores de la institución académica, a los que ha mostrado su apoyo para el desarrollo de este estudio.

 

El proyecto recoge la creación de un instrumento novedoso que facilitaría el control y la prevención de este agente cancerígeno, prohibido en España desde el año 2002. Pese a que no está permitida la explotación, producción y comercialización de amianto en nuestro país, se estima que hasta que se produjo su prohibición se utilizaron tres millones de toneladas. Según la propuesta presentada por los investigadores, durante décadas se han elaborado más de 3.000 derivados entre los que se encuentran materiales de edificación tan diversos como conducciones y depósitos de agua potable, aislantes térmicos, revestimientos de suelos, paredes, techos, cubiertas, etc.

 

El valor de la investigación en esta materia reside en que los estudios epidemiológicos no han podido fijar aún un valor límite de exposición al amianto, y sus efectos en la salud pueden manifestarse, en ocasiones, hasta 40 años después en enfermedades como la asbestosis, placas o derrames de la pleura, cáncer de pulmón o de laringe, o mesioteloma pleural o peritoneal.

 

Entre los objetivos que plantea el proyecto de investigación se encuentra la elaboración de un protocolo que permita localizar y evaluar el riesgo en la edificación; la creación de un modelo de gestión, planificación y control del riesgo de la exposición al amianto, y la aplicación final del modelo que posibilitaría, además, la creación de empleo emergente entre los profesionales de la edificación.

 

Para alcanzar estos objetivos, el proyecto plantea una investigación básica inicial que fije un modelo de Inspección Técnica de Edificios, su aplicación posterior para detectar los riesgos concretos y crear un registro de edificaciones, y por último la intervención eliminando los riesgos a través de planes de trabajo.

 

La protección de los trabajadores frente al riesgo de exposición al amianto es un objetivo básico de las políticas de prevención a desarrollar por la Junta de Andalucía en el marco de la Estrategia Andaluza de Seguridad y Salud en el Trabajo. Así, se dedican cinco acciones en el actual plan de actuación, con especial énfasis al apoyo al programa de vigilancia de postexpuestos, en el marco de las actividades de la Proposición no de ley del Parlamento de Andalucía sobre amianto.

 

Fuente: Junta de Andalucía