Facebooktwittermail

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha señalado que la Junta de Andalucía impulsará la formación en internacionalización y la presencia de empresas andaluzas en nuevos mercados, fomentando la diversificación geográfica de las exportaciones y del tejido productivo.

Ramírez de Arellano, que ha presidido en el Parque Tecnológico Rabanales 21 de Córdoba la presentación del V Ránking de Empresas Exportadoras en Andalucía que edita Andalucía Económica, ha destacado algunos de los objetivos del Plan Estratégico de Internacionalización de la Economía Andaluza que elabora la Consejería de Economía, que será aprobado próximamente por Consejo de Gobierno y que se alinea con la Estrategia europea de Especialización Inteligente (RIS 3).

Además de los ya mencionados, el consejero ha señalado también incrementar la aportación del sector exterior al PIB, sobre todo en aquellos sectores con mayor potencial y peso en la estructura productiva andaluza; y captar inversión extranjera en Andalucía.

El titular de Economía ha definido la internacionalización como “uno de los pilares de la recuperación económica y del empleo, clave para consolidar el modelo productivo andaluz, impulsando el potencial de crecimiento de las empresas y rentabilizando el carácter estratégico de nuestra ubicación geográfica y de nuestras infraestructuras portuarias”.

En este sentido, ha explicado que el reto de su departamento es impulsar un modelo “que pone la ciencia al servicio de las personas y de las empresas, para articular las capacidades de innovación, la apertura a nuevos sectores y mercados y las ganancias en competitividad, como pilares de un modelo de crecimiento sostenible”.

De este modo, ha puntualizado que “el nexo entre la economía y el conocimiento es la Estrategia de Innovación de Andalucía, o Estrategia de Especialización Inteligente (RIS3), que se enmarca en la Estrategia Europea 2020, orientada a maximizar, en términos de desarrollo económico local y regional, nuestros recursos, capacidades y potencial”.

El consejero ha destacado el papel fundamental de las universidades en esta estrategia, “porque son las instituciones más potentes en generación de conocimiento e innovación, factores clave de competitividad”, así como el reto de “aumentar el peso de la iniciativa privada en la I+D+i y convertir ésta en la base de un nuevo modelo productivo que permita abrir nuevos mercados y ser más competitivos en el escenario económico mundial”.

Para Ramírez de Arellano, “la competitividad profesional y productiva es la línea de progreso que ha de seguir Andalucía, y para ello resulta imprescindible conectar el tejido empresarial con el investigador, así como la inversión y la oferta en formación superior con las demandas y las capacidades del tejido productivo”, características que, según el consejero, se dan en el triángulo que forman Universidad de Córdoba (UCO), el Parque Tecnológico Rabanales 21 y las más de 50 empresas instaladas en la tecnópolis.

Avance de las exportaciones

Durante su intervención, el titular de Economía ha destacado el “músculo” que han mostrado las empresas andaluzas en los mercados exteriores durante 2014 y en los primeros meses de 2015, compensando la contracción de la demanda interna de los últimos ejercicios.

En concreto, desde 2009 las exportaciones andaluzas han crecido un 83% (11.000 millones de euros), 33 puntos más que el conjunto de España (+50%), y han duplicado su peso en el PIB regional hasta representar un 18% del mismo (+8,1 puntos). Y se ha incrementado la base exportadora, hasta cerrar 2014 con casi 20.000 empresas en los mercados exteriores, un 20% de las cuales mantienen regularmente actividad de comercio internacional.

En 2014 se ha registrado además un nuevo récord exportador, al superar los 26.500 millones de euros, hecho que sitúa a Andalucía entre las tres primeras comunidades autónomas exportadoras y ha permitido recuperar el liderazgo en el sector exterior agroalimentario, que comparte las primeras posiciones de este ranking con la industria química y metalúrgica.

En los primeros cuatro meses de 2015, Andalucía ha reducido un 93% su déficit comercial, en términos interanuales, gracias al crecimiento del 5,7% de las exportaciones no energéticas.

El consejero ha recordado que factores como la reducción del precio del crudo, la depreciación del euro, la bajada de tipos de interés, la inyección de liquidez monetaria o la política expansiva del Banco Central Europeo han generado circunstancias más flexibles para las empresas andaluzas en el exterior, pero ha reconocido también “el esfuerzo de las empresas en este crecimiento de la actividad exportadora, de la mano de la Agencia Andaluza de Promoción Exterior, Extenda”, dependiente de la Consejería de Economía y Conocimiento, “la institución más valorada por los empresarios andaluces”.

Fuente: Junta de Andalucía