Facebooktwittermail

El estudio, realizado sobre 300 trabajadores, permitirá identificar los daños más comunes y poner en marcha medidas preventivas que mejoren las condiciones de los empleados.

 

 

La Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo desarrolla actualmente un proyecto de investigación pionero que va a permitir una evaluación de los riesgos profesionales asociados a las tareas propias de la recolección de la fresa y la puesta en marcha de medidas preventivas que mejoren las condiciones laborales del contingente de trabajadores del sector que participa actualmente en la campaña. El estudio, centrado en la provincia de Huelva, lo componen actualmente un total de 300 del total de 2.500 trabajadores marroquíes con contrato en origen aprobados este año para la campaña fresera en la provincia.

 

El objetivo de esta actividad es evitar los daños más comunes entre los trabajadores del sector, por lo que el estudio presta especial atención a los riesgos de tipo ergonómico (originados por movimientos repetitivos) y la adopción de posturas forzadas en la selección y recolección manual de la fruta, así como en la manipulación posterior de las cajas y envases y en las tareas de almacenamiento.

 

El estudio de campo ergonómico se está realizando in situ en varias explotaciones agrícolas de la provincia de Huelva, aplicando una tecnología pionera denominada HADA (Herramienta de Análisis por Diseño Asistido) y el sistema Move-Human que, mediante diversos sensores que miden la posición, velocidad y aceleración en varios puntos del cuerpo, permite recrear en un ordenador el movimiento exacto que realizan los trabajadores al desempeñar sus tareas.

 

Además, la secuencia de trabajo se graba mediante una videocámara externa y otra cámara acoplada a un casco, con el fin de grabar con mayor precisión los movimientos de los trabajadores respecto a su entorno y especialmente la posición de manos y muñecas, como elementos más directamente empleados en el proceso de recogida de la fruta.

 

En esta primera fase del estudio, el objetivo es caracterizar las posiciones habituales en las tareas que se realizan en la campaña de la fresa, así como los giros y secuencias de movimientos que se desarrollan con los miembros inferiores y superiores. Tras su análisis, podrán adoptarse secuencias de trabajo recomendadas y buenas prácticas a seguir para la prevención de las lesiones osteomusculares que, en muchos casos, presentan un carácter acumulativo y requieren un proceso de recuperación prolongado.

 

De hecho, en el periodo comprendido entre 2009 y 2012 se han registrado más de 1.000 partes de accidentes de trabajo relacionados con la recolección de la fresa, la gran mayoría de los cuales han sido calificados como leves. Un tercio de los accidentes se corresponden con dislocaciones y subluxaciones debidas principalmente a las posturas forzadas y al manejo de cajas de fruta. Otras dolencias comunes son esguinces y torceduras, seguidas de lesiones superficiales como fracturas o heridas.

 

Evaluación de riesgos térmicos.

 

Este método de estudio, que permite una caracterización exhaustiva de cada tarea, se utiliza por primera vez en Andalucía y se ha extendido a diversos puestos y perfiles de trabajadores, con el objetivo de poder estudiar asimismo cómo influyen aspectos de interés como la antropometría (principalmente altura y peso) o la ayuda de equipos mecánicos auxiliares, como los carros para transportar cajas que se utilizan en determinadas ocasiones.

 

La iniciativa, englobada en el Proyecto Europeo Mares II, se completará con la evaluación de riesgos de otro tipo, como el estrés térmico en trabajos bajo plástico, la exposición dérmica y respiratoria a agentes químicos o la exposición a agentes biológicos.

 

Las conclusiones de este análisis se plasmarán en una propuesta de protocolo a seguir en los reconocimientos médicos que se apliquen a estos trabajadores contratados en origen, así como la inclusión de esta información en materia de vigilancia de la salud en las tarjetas biométricas utilizadas en el visado de trabajo para los contingentes que se contratan en origen.

 

Fuente: Junta de Andalucía