Facebooktwittermail

 

El consejero de Medio Ambiente señala que Andalucía representa el 40% de la potencia eléctrica instalada en España en este tipo de plantas

 

El consejero de Medio Ambiente en funciones, José Juan Díaz Trillo, ha inaugurado en Jaén la IV Feria de la Biomasa y Servicios Energéticos, Bióptima 2012, donde ha destacado que la biomasa forestal es una de las fuentes de energía renovable con mayor potencial de desarrollo en Andalucía. Esto conduce a que este recurso suscite un gran interés desde los puntos de vista económico, social y energético. En este sentido, el consejero ha valorado la enorme capacidad del aprovechamiento energético de la biomasa para la generación de empleo, especialmente en las zonas rurales, donde las prácticas de gestión forestal sostenible favorecen la existencia de un importante entramado empresarial y laboral.

 

Díaz Trillo ha subrayado que el aprovechamiento de la biomasa forestal -formada por los productos, subproductos y residuos procedentes de la agricultura aplicada a la vegetación que cubre montes o terrenos forestales- es fundamental para garantizar la seguridad energética, ya que constituye una fuente de energía que se complementa adecuadamente con otras renovables de generación irregular, como son la eólica y la solar. Esto contribuye tanto a diversificar y asegurar el suministro de energía como a reducir la dependencia energética. De hecho, ha indicado, gracias al impulso de las administraciones y el sector empresarial, las energías renovables representan ya en Andalucía un tercio de la potencia eléctrica instalada.

 

En esta línea, el titular de Medio Ambiente ha explicado que Andalucía lidera el sector del aprovechamiento de la biomasa con fines energéticos, ya que representa aproximadamente el 40% del total de la potencia eléctrica instalada en plantas de biomasa en España, que asciende a 519,40 megavatios (Mw).

 

En la actualidad, en la comunidad andaluza hay 18 centrales de biomasa eléctrica y cogeneraciones con biomasa (principalmente de origen agrícola) con una potencia total instalada de 208,70 MW. Además, hay otras dos instalaciones en avanzado estado de ejecución con una potencia instalada adicional de 50,70 Mw, con lo que se alcanzarán en Andalucía los 259,40 Mw de potencia total a partir de biomasa.

 

Para el consejero, estos datos ponen de relieve el gran potencial de Andalucía en producción de energía limpia gracias a este aprovechamiento, con capacidad para atender en primera instancia la demanda teórica de biomasa forestal por parte de la industria energética ya instalada en la región en más de 667.000 toneladas de biomasa. Asimismo, permite satisfacer las nuevas iniciativas empresariales que existen actualmente en este ámbito y responder al crecimiento de este sector, uno de los que ha mostrado mayor dinamismo a pesar de las dificultades económicas de los últimos años.

 

Menos emisiones de C02

 

Además, tal y como ha enfatizado, esta fuente energética renovable cumple un importante papel en la lucha contra el cambio climático, pues su producción ayuda a reducir las emisiones de CO2 derivadas del uso de combustibles fósiles. Así, ha precisado que cada megavatio de biomasa producido equivale aproximadamente a la reducción de 2.500 toneladas equivalentes de petróleo (combustible fósil) y evita la emisión de 2.700 toneladas de CO2 al año. Concretamente, en Andalucía el potencial de biomasa forestal estimado por la Consejería de Medio Ambiente es de 2.108.091 toneladas al año susceptibles de aprovechamiento energético, lo que equivale a 737.832 toneladas de petróleo anuales.

 

Díaz Trillo ha recordado el esfuerzo de la Consejería de Medio Ambiente por potenciar este recurso limpio con la aprobación reciente de una nueva Orden por la que se regula el aprovechamiento de la biomasa con fines energéticos en los terrenos forestales andaluces. Gracias a esta norma, se puede fomentar regladamente el uso de la energía renovable y se establece, además, su compatibilidad con otros aprovechamientos como el corcho, frutos, miel, pastos, caza, pesca o uso recreativo, abordando también de forma directa el uso en terrenos forestales de las especies de crecimiento rápido para su aprovechamiento como biomasa con destino energético.

 

Por otra parte, el aprovechamiento de la biomasa para fines energéticos cumple también la función de reducir la cantidad de combustible existente en los montes, que disminuye el riesgo de que se produzcan incendios. En esta línea, la Consejería de Medio Ambiente ha impulsado en Huelva una iniciativa que permite aprovechar la biomasa residual que se extrae de los trabajos destinados a prevenir incendios forestales en montes públicos de la provincia, para compensar de esta manera el coste económico de la eliminación de los residuos que generan estos trabajos de prevención.

 

Los ingresos repercutidos por la venta de biomasa resultante de tratamientos selvícolas preventivos están siendo reinvertidos en estos mismos montes públicos, con lo que se alcanza un importante grado de eficiencia en la gestión forestal y se estimula la actividad empresarial en la zona de manera sostenible.

 

Fuente: Junta de Andalucía