Facebooktwittermail

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha reafirmado el “compromiso, el apoyo y la colaboración” del Gobierno andaluz con el sector aeronáutico y ha avanzado la ampliación del parque tecnológico Aerópolis en 300.000 metros cuadrados más, la mitad de los cuales estarán disponibles de inmediato, así como el traslado “de un gran centro de decisión del A400M de Toulouse a Sevilla”, que “esperamos que se pueda materializar lo antes posible”.

Díaz, que ha presentado en el parque tecnológico Aerópolis de La Rinconada (Sevilla) el ‘Informe Estadístico del Sector Aeroespacial de Andalucía 2014′, ha subrayado que el sector aeroespacial cerró el año 2014 con unos “datos de facturación históricos”, con 2.246 millones de euros de negocio, y con un crecimiento de más de mil empleos, hasta alcanzar los 12.688.

La presidenta de la Junta ha comenzado su intervención con palabras de recuerdo a las víctimas del “trágico accidente que costó la vida a cuatro grandes profesionales” durante un vuelo en pruebas del A400M.

Susana Díaz ha señalado que el sector supone ya el 1,5% del PIB andaluz y el 20% del sector industrial manufacturado y ha considerado que “estamos en un momento importante”, para un sector que ha “soportado bien la crisis”.

Parte del “éxito” del sector aeroespacial andaluz ha radicado, según Díaz, en “la colaboración público-privada” tanto en infraestructuras como en incentivos, ya que, por ejemplo, los 54 millones de incentivos públicos concedidos por la Junta se han traducido en 200 millones de inversión privada.

De cara al futuro, Díaz ha incidido en que “no vamos a desaprovechar ninguna oportunidad en el futuro aeronáutico” porque “si hay un posible mercado de 35.000 aviones en los próximos años que van a suponer una cifra de negocio de 4,5 billones, Andalucía tiene que estar ahí presente, en las mejores condiciones posibles”.

La presidenta ha comprometido “el apoyo, la colaboración y la sinergia del Gobierno andaluz para que sigamos siendo ese referente para el que estamos capacitados por el buen hacer de las empresas motoras y auxiliares, por los magníficos profesionales y por el compromiso claro del Gobierno de la Junta de Andalucía”.

Asimismo, ha abogado por seguir potenciando el “empleo cualificado” en el sector, ya que “para ser competitivo hay que colaborar en la formación de nuestro personal y de nuestros trabajadores” para dar respuesta a una demanda que se calcula de en torno a 3.000 profesionales cualificados en los próximos cinco años.

Datos del informe

El sector aeroespacial andaluz facturó en 2014 un total de 2.243,6 millones de euros, un 8,9% más que el año anterior, y creó un millar de nuevos empleos, según recoge el ‘Informe Estadístico del Sector Aeroespacial de Andalucía 2014′.

El informe refleja que la industria aeroespacial andaluza alcanzó el pasado año los 12.688 empleos, un 8,6% más (+1.003) que en 2013, fundamentalmente por el aumento de contratación de la industria auxiliar, y consolidó el nivel de ventas por encima de los 2.000 millones de euros, cifra que se superó por primera vez en 2013.

El avance registrado en 2014 se suma a más de una década de crecimiento continuado del sector, que en los últimos diez años triplica el volumen de ventas y puestos de trabajo, una industria estratégica que fortalece y regenera el tejido productivo andaluz.

A pesar de la coyuntura económica de los últimos ejercicios, el sector aeronáutico andaluz mantiene cifras de crecimiento y sigue reforzando su posición como segunda región aeronáutica nacional y uno de los tres polos más importantes de Europa. La industria andaluza representa en 2014 un tercio, tanto de la facturación (29,5%) como del empleo (31,5%), de esta industria en España.

Estos resultados tienen su origen en el desarrollo de una estrategia sectorial centrada en aumentar la calidad y capacidad de trabajo del sector, fortalecer la industria auxiliar y reforzar la presencia en mercados extranjeros. Una trayectoria ascendente en la que la Junta de Andalucía ha tenido un protagonismo clave aportando financiación, infraestructuras, clima de colaboración y planificación.

Junto a ello, la Junta ha impulsado una completa oferta de suelo industrial, infraestructuras y servicios como el Parque Tecnológico Aeroespacial de Andalucía (Aerópolis), el Parque Tecnobahía de Cádiz, el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (CATEC), el Centro de Proveedores Aeronáuticos, el Centro de Ingeniería e Innovación Aerospacial , el Centro de Simuladores de Vuelo y Entrenamiento de Pilotos de Airbus Military, o los Centros de Experimentación con aviones no tripulados de Jaén, ATLAS, y Huelva, CEUS.

El 19% del PIB industrial manufacturero

El ‘Informe Estadístico del Sector Aeroespacial de Andalucía 2014′ recoge que el sector aeroespacial andaluz representa ya el 1,58% del PIB global andaluz y en torno al 20% del PIB industrial manufacturero de la región. En la última década, (2005/14) la facturación creció un 180,8%, mientras que el empleo lo hizo un 129,2%.

Respecto a las ventas por producto, la mayor parte del negocio se concentra en el montaje de aeroestructuras y fabricación de aeronaves, que representan el 38% y el 36% de la facturación, respectivamente. Le sigue la actividad de servicios, con el 12%; el mantenimiento de aeronaves, 10%; equipos y sistemas, con el 3%; y motores y misiles, con el 1% cada uno.

Como estos datos, se pone de relieve que el polo aeronáutico andaluz ha logrado destacar por los niveles de calidad y de capacidad productiva de sus empresas, que mantienen una masa crítica formada por 114 firmas, que, además de crecer, están aumentando su productividad y capacidad para participar en programas internacionales y grandes paquetes de trabajo.

El 70% de estas empresas se localizan en la provincia de Sevilla, un 20% en Cádiz y el 10% restante se reparte entre las provincias de Málaga, Córdoba, Jaén y Huelva. Por actividad, el grupo más numeroso lo representan actividades mecánicas y utillaje (27%), servicios (18%), ingeniería y consultoría (16%) y material eléctrico y electrónico (10%).

Tractoras y auxiliares

En términos relativos, la industria auxiliar crece en 2014 casi el doble en facturación y empleo que la industria tractora. Así, mientras que las ventas en las empresas tractoras aumentan un 7,47%, en la industria auxiliar aumentan un 11,3%. En el caso del empleo, en términos relativos en las empresas tractoras crece un 3,81%, frente al incremento del 10,29% de la industria auxiliar.

En términos absolutos, la industria tractora facturó en 2014 en Andalucía 1.385,2 millones de euros, 96 millones más que el año anterior; y mantuvo 3.190 empleos, que suponen 117 nuevos puestos de trabajo.

Por su parte, las ventas en la industria auxiliar alcanzaron los 858,4 millones de euros,  87 millones más que el ejercicio anterior, y dieron trabajo a 9.498 personas, lo que supuso la creación de 886 empleos en 2014.

Este importante incremento del empleo provocó un ligero descenso en la productividad de las empresas auxiliar (medida en facturación por empleado), que descendió un 15%, de 107.000 hasta 90.000 euros por empleado. En la industria tractora, la productividad creció un 4,25%.

Fuente: Junta de Andalucía