Facebooktwittermail

El nuevo aceite, que los investigadores han bautizado como oleaster, debe tener una mayor capacidad antioxidante y antiinflamatoria.

  

Investigadores de la sevillana Universidad Pablo de Olavide y de la Universidad de Sevilla están desarrollando una técnica para lograr un aceite de oliva más saludable y cuyo proceso de obtención sea menos contaminante, según ha informado la Pablo de Olavide.

 

El nuevo aceite, que los investigadores han bautizado como oleaster, debe tener una mayor capacidad antioxidante y antiinflamatoria, además de mejores perfiles lipídicos y proteómicos, para lo cual el proyecto cuenta también con la participación de la empresa sevillana Oleapure.

 

Dirigido por los investigadores Plácido Navas Lloret y Francisco Martín Bermudo, en el marco de un proyecto de cooperación público-privada, este proyecto desarrolla una técnica consistente en obtener el aceite directamente de la aceituna, sin los pasos intermedios de molido y batido que se efectúan normalmente, y sin generar alperujos contaminantes.

 

Con este proyecto, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad a través del subprograma Innpacto, se trata de obtener “un nuevo producto de mayor calidad y lo más intacto posible en cuanto a la preservación de sus principios activos protectores”.

 

El único residuo obtenido con la extracción mediante este innovador método sería el denominado oleasan, un subproducto de alto valor añadido que podría utilizarse como aditivo a incluir en los alimentos y cosméticos con propiedades nutritivas y medicinales.

 

Según los responsables de la investigación, si este aceite “posee unas propiedades saludables demostrables, podría comercializarse como producto nutraceútico, lo que supondría revalorizar este nuevo producto”.

 

Otra parte del proyecto busca delimitar las propiedades funcionales del oleaster y del oleasan a nivel cardiovascular, por si podría ser de aprovechamiento farmacéutico y tener un uso potencial en el tratamiento de la hipertensión y arteroesclerosis.

 

Fuente: Besana