Facebooktwittermail

 

Los investigadores del Área de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Jaén Elías López, Juan Antonio Almazán y Francisco Alberto Díaz, han desarrollado un novedoso sistema adaptable de pulverización hidroneumática basado en tecnología asistida por aire, que ha permitido alcanzar resultados altamente prometedores en el campo de la aplicación de productos fitosanitarios.

 

Concretamente, los investigadores de la Universidad de Jaén han realizado una invención con la que se modifica el concepto actual de pulverizadores presentes en el mercado, mejorando sustancialmente el resultado perseguido por el agricultor. Se trata de un sistema basado en técnicas de pulverización mediante boquillas y asistencia de aire con difusores, cuya innovación reside en la canalización del aire desde un ventilador central hasta los difusores, colocados en extremo del mecanismo, próximo al árbol.

 

Mientras que en los sistemas comerciales actuales existe una elevada distancia no regulable entre las boquillas y salidas de aire y el árbol (con lo que además de tener elevados niveles de pérdidas por deriva se requieren elevados niveles de potencia por parte del ventilador) este nuevo sistema articulado de barras con regulación y posicionamiento de los elementos aplicadores aporta la versatilidad que se requiere para un uso eficiente de productos fitosanitarios y que no es posible encontrar en los pulverizadores convencionales. “Este sistema permite mantener una distancia constante de los elementos de pulverización, además de adoptar una geometría que prácticamente circunda al árbol, con lo que se consiguen sustanciales reducciones en el producto aplicado, además de redundar directamente en la sostenibilidad del medio ambiente”, asegura Elías López.

 

Este sistema es válido en cualquier tipo de cultivo arbóreo como el cítrico o el olivícola, ya que se adapta a las dimensiones de cada cultivo, siendo posible regular la geometría de la máquina en tiempo real y adaptarla al tipo de plantación que pretenda tratarse, tanto en separación como en altura. Además, el mecanismo permite la adaptación asimétrica en el caso de que se tengan plantaciones de distinto tamaño en cada una de las hileras.

 

Las pruebas realizadas por los investigadores muestran en todos los casos una reducción en los términos de deriva y pérdidas en el suelo del 80% y 70% respectivamente respecto al pulverizador convencional, lo que implica una reducción de la cantidad total de producto utilizado y por lo tanto una reducción del impacto medioambiental ocasionado por los productos químicos. Además, los investigadores de la UJA señalan que “los requerimientos de potencia y consumo de combustible del ventilador y bomba de productos fitosanitarios son considerablemente inferiores, dado que se reducen las distancias a las que se debe aplicar el producto, con lo que también se reducen los consumos de potencia en un 65% respecto al pulverizador convencional”. Adicionalmente, al reducirse la cantidad de productos químicos necesarios, puede reducirse también el tamaño del depósito y encontrar ventajas añadidas en cuanto a su transporte y consumo de combustible.

 

Este proyecto ha sido financiado a través del Plan Propio I+D+i de la Universidad de Jaén y galardonado con el segundo premio en la convocatoria del II Premio de Investigación Oleícola “Luis Vañó”, que convoca la compañía aceitera Castillo de Canena con el propósito de fomentar la investigación en este sector. En la actualidad, el grupo de investigación se encuentra en la fase final de optimización del diseño del prototipo con el objetivo de poder transferir el conocimiento y experiencia adquirida a aquella empresa del sector que esté interesada en la industrialización del sistema y en la explotación comercial de la patente desarrollada como resultado de la presente investigación.

 

Fuente: Fundación Descubre