Facebooktwittermail
      
Decenas de empresarios almerienses se han dado cita en la Sede Científica del Parque Científico-Tecnológico de Almería (PITA) para asesorarse sobre los instrumentos financieros más relevantes que se ofertan desde las diferentes administraciones relacionadas con la I+D+i. En una amena y ágil charla, organizada por el PITA en colaboración con la Red de Espacios Tecnológicos de Andalucía (RETA), se han expuestos las ayudas y subvenciones que se tramitan desde la Empresa Nacional de Innovación(ENISA), del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio; las de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía IDEA; y la convocatoria INNPLANTA que ofertará en próximos días el Ministerio de Ciencia e Innovación. 
Bajo el título ‘Encuentro empresarial sobre instrumentos financieros para la innovación’ se han explicado las diferentes ayudas y subvenciones a cargo de tres expertos en cada materia. El director general del PITA, Alfredo Sánchez, ha dado la bienvenida a los empresarios que han querido asistir a este encuentro. “El PITA, como parque científico-tecnológico, tiene que prestar una serie de servicios y, además de ofrecer un espacio de excelencia, presenta una serie de intangibles que son acciones como ésta: presentar, informar y dar conocimiento. Es muy importante que gente experta nos explique cómo se puede acceder a estas ayudas que, al fin y al cabo, están en el BOE”, ha señalado Sánchez. 
La gerente provincial de la Agencia IDEA, Eva Pozo, ha explicado la nueva iniciativa de la Junta de Andalucía: los fondos reembolsables. Se trata de un instrumento de apoyo al crecimiento y desarrollo empresarial que consiste en complementar al sistema financiero aportando financiación a las empresas que necesiten desarrollar su negocio, tanto en los mercados nacionales como en los mercados exteriores. “Tratamos, en definitiva, de que las empresas andaluzas se consoliden, crezcan, se globalicen y sean más competitivas”, ha defendido Eva Pozo. La gerente provincial ha detallado que la bolsa de recursos para esta nueva iniciativa está en torno a los 800 millones de euros aproximadamente y cuenta, además, con la ventaja de que son fondos reembolsables, es decir que “retroalimenta el sistema y se alarga en el tiempo para poder ayudar a más empresas a lo largo de los años”. Los requisitos para acceder a este tipo de ayudas pasan por tener un modelo de negocio de crecimiento, que sea viable, preferentemente para pequeñas empresas y vinculado a la economía sostenible: empresas con sostenibilidad social (que creen empleos, que contemplen a colectivos desfavorecidos), sostenibilidad económica y ambiental y empresas que sean capaces de crecer en los mercados globales. 
Por parte de la Empresa Nacional de Innovación (ENISA), la empresa de capital público adscrita a la Dirección General de Política de la PYME del  Ministerio de Industria, Cormac Leggett ha expuesto los instrumentos de financiación a largo plazo: el préstamo participativo. “A grandes rasgos la principal característica del préstamo participativo es la variabilidad del tipo de interés que fluctúa en función de los resultados económicos de la sociedad y no en función de un referencial externo”, ha indicado Leggett. El préstamo participativo tiene una consideración subordinada diferente a un préstamo ordinario y en situaciones de liquidación de sociedades, por ejemplo, tiene capacidad para absorber pérdidas, de manera que “otros terceros que operan con ellas cuentan con esa seguridad”. En tercer lugar, el técnico de ENISA ha destacado que a la hora de estudiar las operaciones la empresa nacional no exige a los emprendedores ni avales ni garantías. “Abarcamos todos los proyectos de la actividad económica a excepción del inmobiliario y financiero; las empresas deben estar constituidas mediante sociedad mercantil, excluimos la figura del autónomo; y en tercer lugar pedimos que sea una pequeña y mediana empresa, en ningún caso vamos a financiar empresas de gran tamaño”, ha aclarado el técnico.  
Rafael Rivas, de IST Soluciones Tecnológicas, ha sido el encargado de exponer la Convocatoria INNPLANTA del Ministerio de Ciencia e Innovación que aparecerá publicada en los próximos días. Se trata de una nueva convocatoria de ayudas para las infraestructuras científico-tecnológicas y para el equipamiento. Se ofrecen 621 millones de euros y se establece para tres tipos de proyectos: para la creación de nuevas infraestructuras; para la modificación de infraestructuras para la adaptación a la innovación tecnológica e investigación; y para la compra de equipamiento. Se trata de ayudas a las empresas con el 3,06% de interés durante 12 años y con 3 años de carencia para infraestructuras. Para equipamientos, al 3,06% (también para las empresas) pero con 6 años para la devolución de los préstamos. En el caso de que sean organismos públicos, para los equipamientos puede haber fondos FEDER, que son créditos prácticamente no retornables. “Es una convocatoria que se ha vuelto más técnica. Se deben presentar muy bien los proyectos porque deben acreditar que se trata de infraestructuras para trabajos  permanentes de investigación y desarrollo, no sólo ligado a un único proyecto”, ha explicado Rivas. Sólo las empresas instaladas en parques científicos y tecnológicos o en vías de instalación pueden acceder al programa INNPLANTA. 
Fuente: PITA