Facebooktwittermail

La ciudad de Praga acogió el congreso mundial de acuicultura, donde expertos llegados desde más 70 países expusieron los últimos avances en las diversas áreas que componen el sector acuícola

 

CTAQUA participó en la sesión de nutrición con un proyecto enfocado en las ventajas de incluir productos de soja en las formulaciones de los piensos

En los últimos años, los niveles de harina de pescado en el pienso de acuicultura han descendido sustancialmente. Su elevado precio y producción variable, así como la creciente conciencia ecológica al ser un recurso proveniente de pesquerías, son algunos de los motivos.

 

Muchos expertos del sector acuícola coinciden en que es necesario sustituir dicho ingrediente por otras materias primas, fuentes de proteínas y aceites que no sean limitantes en cuanto a disponibilidad y preferentemente en cuanto a precio.

 

Actualmente, se están utilizando e investigando diversas materias primas tanto de origen vegetal terrestre como marino; no obstante, el coste y la disponibilidad suelen ser los factores que determinan su aplicabilidad en la alimentación de peces.

 

Ante esta situación, la American Soybean Association (ASA) decidió emprender un proyecto de investigación junto con el Centro Tecnológico de Acuicultura de Andalucía (CTAQUA) y la colaboración de la empresa de aditivos holandesa NutriAd. Esta iniciativa, que se lleva desarrollando a través de planes anuales desde 2010, pretende demostrar las ventajas de incluir productos de soja en las formulaciones en las que se reemplaza la harina de pescado.

 

Los resultados de la fase 2011 fueron presentados por Rocío Robles, directora técnica de CTAQUA, en el congreso mundial y europeo de acuicultura “AQUA 2012”, celebrado la pasada semana en la cuidad de Praga.

Los resultados de este estudio demuestran que utilizando sólo un 10 por ciento de harina de pescado en dietas para dorada (Sparus aurata) se puede obtener buenos resultados de crecimiento, si se compara con una dieta estándar donde se utiliza un promedio de 30 por ciento de inclusión de harina de pescado. Esta reducción drástica de harina de pescado debe compensarse con un balance nutricional adecuado y con la mejora de la palatabilidad y digestibilidad.

 

Durante este año, el equipo de CTAQUA está profundizando en el reemplazo de harina de pescado con un producto de soja que no está modificado genéticamente y tiene un alto contenido en proteínas, el cual va incluido en formulaciones con 0 por ciento de harina de pescado.

 

Cabe destacar que el congreso “AQUA 2012” ha contado con 2000 participantes llegados desde 76 países, y 600 presentaciones orales. La participación de CTAQUA estuvo enmarcada en la sesión de nutrición.

 

Fuente: CTAQUA