Facebooktwittermail

•    El Secretario General de Universidades, Investigación y Tecnología destaca que en este manual se ponen de relieve los beneficios que esta colaboración Universidad-Empresa ofrece al conjunto de la sociedad.

•    El rector de la UCO y presidente de los rectores andaluces advierte del “peligro que supone renunciar a la actividad investigadora y no dar respuesta a las demandas de las empresas para incrementar su competitividad”.

•    La empresa andaluza Azvi y el grupo de investigación de Energética de la Universidad de Málaga muestran su experiencia de colaboración como caso de éxito.

El secretario general de Universidades, Investigación y Tecnología, Francisco Triguero, y el rector de la Universidad de Córdoba (UCO) y presidente de los rectores andaluces, José Manuel Roldán, han presentado junto al presidente de Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA), Joaquín Moya-Angeler, el Manual REUNE, editado por esta Fundación para recopilar más de 60 buenas prácticas internacionales de cooperación Universidad-Empresa con el fin de favorecer su implantación en Andalucía.

El director técnico de CTA, Gerardo Jiménez, detalló los principales resultados del proyecto y presentó, como ejemplo, el caso de éxito andaluz de cooperación Universidad-Empresa de la empresa Azvi y el grupo de investigación de Energética de la Universidad de Málaga. El director de I+D de Azvi, Domingo Pérez Mira, y el responsable del grupo de Energética de la UMA, José Manuel Cejudo, explicaron su experiencia de colaboración en proyectos de I+D+i financiados por CTA.

El Secretario general de Universidades, Investigación y Tecnología destacó la importancia de “establecer un modelo de sistema universitario y de estructuras de investigación en permanente conexión con las demandas sociales”. Añadió que “la clave pasa por generar una excelente cultura innovadora en la sociedad y reforzar la conectividad Universidad-Empresa como agentes ejecutores de su puesta en práctica, bajo el estímulo permanente de las administraciones”. Por su parte, el rector de la UCO  y presidente de la sectorial de I+D+i de la CRUE, Jose Manuel Roldán Nogueras, subrayó la importancia de estas actividades para la construcción de una economía basada en el conocimiento sobre la que articular la salida a la actual crisis. Roldan advirtió del “peligro que supone para un país renunciar a su actividad investigadora y no dar respuesta adecuada e innovadora a las demandas de sus empresas para incrementar su potencialidad y competitividad y evitar dependencias tecnológicas”.

Por su parte, el presidente de CTA señaló que “para el desarrollo de un sistema regional de I+D+i eficiente y que genere resultados competitivos es necesaria la colaboración activa de su tejido científico y productivo en busca de la especialización y la excelencia”. Añadió que, en el complicado contexto económico actual, es fundamental “asumir nuevas estrategias de colaboración para seguir generando negocio, empleo de calidad y riqueza”.

16 regiones internacionales analizadas
Corporación Tecnológica de Andalucía ha desarrollado el programa REUNE, en colaboración con la Escuela de Organización Industrial (EOI) y la consultora BICG, para analizar casos de éxito en la relación Universidad-Empresa a nivel internacional, con el fin de elaborar una guía de buenas prácticas aplicables en Andalucía. Se analizaron en profundidad 16 regiones de diferentes países, de las que se visitaron 6 para mantener entrevistas personales con los protagonistas de los casos de éxito más interesantes: Massachusets (EEUU), Oxfordshire (Reino Unido), Veneto (Italia), Nord Pas de Calais (Francia), Styria (Austria) y Karlsruhe (Alemania).

Finalmente, se han extraído 63 recomendaciones de prácticas que han funcionado con éxito y son extrapolables a la realidad andaluza y que, en el manual, están recogidas en 10 capítulos con una ficha explicativa de cada una de ellas. Cada ficha describe casos concretos internacionales e indica de manera visual el grado de impacto, dificultad y costes, así como la necesidad de personal, el tiempo estimado para ejecutarla y los beneficiarios. Propuestas como laboratorios compartidos por investigadores universitarios y empresas, intercambios de directivos y profesores, la implicación de los altos cargos de las empresas en su colaboración con la Universidad, el préstamo de equipos como demostradores a los grupos de investigación o un máster que enseña a los alumnos a poner en el mercado tecnologías desarrolladas por la Universidad pueden tener una gran repercusión a medio y largo plazo en la relación Universidad-Empresa en Andalucía.

 

Fuente: CTA