Facebooktwittermail

 

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, presentó ayer los resultados de la cumbre UE-Rusia que concluyó ayer en Ekaterimburgo, Rusia. Según sus palabras, la UE y Rusia tienen “una visión común ambiciosa sobre el futuro de sus relaciones” y la cumbre les ha permitido discutir de la manera de progresar hacia un nuevo y ambiciono acuerdo general UE-Rusia.

 

Los observadores internacionales han calificado el encuentro de difícil porque han surgido varios desacuerdos entre las partes. Entre ellos cabe citar el hecho de que Rusia exija a las compañías aéreas europeas que vuelen sobre su territorio, los datos personales de sus pasajeros a partir del 1 de julio.

 

No obstante, el conflicto en Siria ha sido el punto más espinoso que se ha tratado en esta cumbre. La UE se ha posicionado a favor de los opositores al régimen y Rusia se mantiene a favor del gobierno de Bachar el-Assad. Otro asunto de desencuentro ha sido la empresa Gazprom, ya que la Comisión la acusa de competencia desleal y en septiembre abrió una investigación.

Además, se han tratado otros temas como el programa nuclear iraní, Afganistán y Corea del Norte, sobre los que la UE y Rusia colaboran estrechamente, según las palabras de Herman Van Rompuy, que ha saludado la iniciativa ruso-estadounidense para celebrar una conferencia Ginebra II sobre el proceso de paz en Siria. Paralelamente a la cumbre, se ha firmado un acuerdo que refuerza la cooperación para la prevención del tráfico de percusores de drogas destinados a la fabricación de drogas ilegales.

 

Fuente: Delegación de la Junta de Andalucía en Bruselas