Facebooktwittermail

El proyecto, en el que han participado 146 instituciones de 32 países, ha sido publicado hoy en la revista “Current Biology” y permite conocer que los crustáceos y los moluscos son las especies más numerosas.

 

El primer registro de especies marinas del mundo, que ha sido completado por 270 especialistas en taxonomía biológica, entre ellos seis españoles, ha concluido que en los océanos viven 972.000 especies, incluidas plantas, animales, hongos y protistas, lejos del más del millón que se creía hasta ahora.

 

Según ha informado el CSIC, en la elaboración de este registro, auspiciado por la World Register of Marine Species (WoRMS), han participado los científicos Enrique Macpherson y Xavier Turon, ambos del Centro de Estudios Avanzados de Blanes (Girona) y Damià Jaume, del Imedea, los tres del CSIC, además de otros tres investigadores de las universidades de Santiago, Bilbao y Málaga.

 

El proyecto, en el que han participado 146 instituciones de 32 países, ha sido publicado en la revista “Current Biology” y permite conocer que los crustáceos y los moluscos, con unas 50.000 especies cada uno, son los más numerosos, mientras que se conocen 16.733 especies de peces.

 

De los 972.000 especies existentes en los mares del mundo, hasta ahora los científicos sólo han descrito alrededor de 226.000.

 

El trabajo, liderado por el Flanders Marine Institute (Bélgica) y la Universidad de Auckland (Nueva Zelanda), ha puesto en común toda la información acumulada por 270 taxónomos para hacer un único inventario.

 

Xavier Turon ha explicado que, además de los modelos matemáticos, el registro se ha basado “en estimaciones derivadas de la experiencia y conocimiento de sus grupos respectivos de los diversos autores, un valioso intangible que se está perdiendo por falta de nuevos taxónomos”.

 

El trabajo para hacer registro, que es de acceso libre en la web www.marinespecies.org, ha durado varios años y los especialistas consideran que de todas las entradas hay unas 170.000 que no se pueden considerar válidas como especies porque en realidad son sinónimos de otras.

 

Según Macpherson, “a lo largo de la historia diferentes taxónomos han descrito y bautizado de manera diferente una misma especie, antes, cuando las comunicaciones eran más lentas pasaba esto, por lo que han llegado hasta nuestros días especies ‘repetidas’ como seria el caso de muchos cetáceos descritos por diversos naturalistas simultáneamente y que figuran con diversos nombres”.

 

Los científicos también han calculado que las colecciones de laboratorios y museos, donde se guardan especímenes recogidos en expediciones y que están pendientes de ser descritos, podrían suponer unas 70.000 nuevas especies más.

 

Otras 35.000 nuevas especies podrían aparecer de las denominadas “especies crípticas”, que son organismos que no se pueden distinguir bien mediante el método convencional morfológico sino que sólo se diferencian con modernas técnicas moleculares.

 

Según Turon, “la llegada de estas técnicas ha incrementado notablemente la capacidad para distinguir especies en grupos con escasos caracteres morfológicos, como los invertebrados”.

 

De esta forma, según el conocimiento actual de las especies y de las zonas del océano que han sido exploradas, los investigadores predicen que la cifra total de especies eucariotas en el océano podría estar entre 704.000 y 972.000.

 

Fuente: Besana