Facebooktwittermail

Este novedoso sistema permitirá a las empresas textiles mejorar su competitividad, optimizar sus acciones comerciales y detectar potenciales oportunidades de negocio

El Centro Tecnológico del Textil (CITTA) ha puesto en marcha un nuevo servicio de asesoramiento empresarial con el objetivo de mejorar el posicionamiento comercial de las empresas en el mercado. A través de este servicio, CITTA ofrece a las empresas del sector textil orientación y un informe exhaustivo de su posicionamiento en el mercado para poder ajustar su producción a la demanda de los clientes y así mejorar notablemente la gestión de la firma.

Este proyecto, cofinanciado por la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), nace ante la necesidad de establecer un modelo de gestión empresarial que se ajuste a los cambios constantes del mercado del sector textil, que está en permanente evolución. CITTA pondrá a disposición de las empresas un equipo consultor especializado que será el encargado de evaluar la estrategia comercial de las empresas, rediseñarla si es necesario, analizar sus procedimientos de seguimiento y aprovechar oportunidades comerciales derivadas de la explotación de los perfiles de clientes más rentables. El centro anima a las empresas andaluzas del sector textil a que hagan uso de este servicio que, además, tiene un precio especial en el coste del informe para las primeras diez empresas que decidan adherirse a este programa.

El gerente de CITTA, Miguel Ángel Molinero, señala que la puesta en marcha de este producto es imprescindible para que las firmas del sector textil dispongan de información actualizada que permita la toma de decisiones comerciales en el marco socio-económico actual. “Este nuevo servicio permite a las empresas dar respuesta a la continúa apertura a nuevos mercados y a la rápida evolución en los hábitos del consumidor”, explica.

El análisis de posicionamiento estratégico comercial incluye varias acciones, entre las que se encuentran evaluar la cartera de clientes y productos, detectar oportunidades comerciales derivadas de la explotación de los perfiles de clientes más rentables, revisar la estrategia comercial y diseñar procedimientos de seguimiento e identificar mercados y perfiles de clientes de mayor potencial.

Los objetivos de esta herramienta empresarial son mejorar la competitividad de las empresas, optimizar sus acciones comerciales así como aprovechar y abrir nuevos mercados de trabajo.

Fuente: CITTA