Facebooktwittermail

 

Actualmente, en Europa hay más de 55 millones de personas que padecen diabetes. Para 2030 se prevé que esta cifra se eleve hasta los 64 millones. Aunque por el momento carece de cura, la diabetes de tipo 1 se puede tratar trasplantando células de los islotes, o incluso un páncreas íntegro, de un donante a la persona afectada. Lamentablemente, la cantidad de diabéticos supera con mucho el número de donantes. Las células madre podrían resultar determinantes para solucionar esta escasez.

 

En lugar de utilizar células de un donante, podrían cultivarse células beta nuevas a partir de células madre y utilizarlas en terapia de reemplazo. Se han propuesto diversas posibilidades por cuanto se refiere a la fuente de estas células madre y a su uso. Con el fin de impulsar las tareas de investigación en este ámbito, a través del programa de investigación FP7-HEALTH de la Comisión Europea se han adjudicado fondos por valor de 6 millones de euros al proyecto HUMEN, en el que participan seis destacados grupos científicos europeos y tres empresas para estudiar a fondo el tratamiento de la diabetes mediante células madre.

 

Pese a los avances logrados en la creación de células beta productoras de insulina a partir de células madre pluripotentes humanas, hasta ahora sigue sin conseguirse desarrollar células beta maduras y trasplantables con las que curar la diabetes. Bajo la batuta del profesor Henrik Semb del Centro Danés de Células Madre (DanStem), los socios de HUMEN aspiran a lograr un descubrimiento que permita mejorar la calidad de vida de la población de diabéticos, cada vez más numerosa. Este proyecto, que dio comienzo con una reunión celebrada en Copenhague a finales de enero, servirá además para mantener a Europa a la vanguardia de la investigación sobre las células madre y también para generar oportunidades comerciales nuevas e incrementar la competitividad del sector biomédico europeo.

 

Según declaraciones del propio director del proyecto, el profesor Semb, «con esta subvención somos capaces de reunir a algunos de los mejores grupos de investigación sobre las células madre que existen en Europa. Opino que la “constelación” excepcional de competencias investigativas que se dan en HUMEN, su interdisciplinariedad y el planteamiento en el que se basa nuestro proyecto, de gran coordinación y colaboración, nos permitirán alcanzar la meta de desarrollar células beta funcionales productoras de insulina y que respondan a la glucosa, lo cual nos acercaría al logro de una terapia nueva para estos pacientes». HUMEN no trabaja de manera aislada, sino que supone uno de los siete proyectos de investigación sobre células madre a los que la Comisión Europea ha concedido financiación recientemente. Aunque cada uno se centra en distintas áreas de la enfermedad y en distintas clases de célula madre, todos ellos tienen como objetivo comprender el funcionamiento de las células madre y desentrañar maneras de controlarlas para que puedan aprovecharse en tratamientos.

 

Concretamente, en todos se está investigando el mecanismo subyacente que explica la capacidad de autorrenovación de las células madre y su diferenciación a tipos celulares funcionales maduros que son aptos para varias aplicaciones terapéuticas de base celular. Desde HUMEN se cooperará con tres de esos siete proyectos: PLURIMES, NEUROSTEMCELLREPAIR y THYMISTEM.

 

Fuente: Cordis