Facebooktwittermail

 

En los últimos años, las energías renovables han ampliado su ámbito de acción más allá de la energía solar y eólica para abarcar multitud de subsectores. Reflejando esta diversidad, se ha adjudicado una financiación de 1 200 millones de euros a repartir entre 23 proyectos innovadores de demostración de energías renovables que se llevarán a cabo en 16 Estados miembros de la UE.

Estos proyectos tratan sobre temas como los biocombustibles avanzados, la energía solar concentrada, la geotérmica, la eólica y la oceánica y la gestión distribuida de energías renovables (redes inteligentes). Se espera que estos proyectos, el 50 % de cuya financiación procede de NER300, contribuyan a cumplir el objetivo fijado para 2020 por la UE de obtener el 20 % de su energía a partir de fuentes renovables.

El programma NER300 es uno de los mayores programas de financiación del mundo para la demostración de la captura y almacenamiento de carbono (CCS) y de tecnologías innovadoras relativas a fuentes de energía renovables (FER) a escala precomercial dentro de la Unión Europea. Al idear formas novedosas de obtener más energía renovable, la UE confía en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y depender en menor medida de la energía importada. Además, el impulso a la industria de las renovables, la innovación tecnológica y el empleo en Europa propiciarán un mayor crecimiento en los distintos subsectores relevantes.

Uno de los proyectos consiste en una planta de bioliq, o conversión de biomasa en combustible líquido, situada en el norte de Finlandia y llamada Bioenergy Ajos BtL. Los trabajos consistirán en producir biodiésel y bionafta en la zona del Mar Báltico que se venderán principalmente a minoristas de gasolina y gasóleo. Se prevé que esta planta emplee 950 000 toneladas al año de materia leñosa y otras 31 000 de talloil para obtener una producción anual de 115 000 toneladas al año de biocombustible. Se trata de un proyecto innovador que incluirá pretratamiento de biomasa, una isla de gasificación y conversión de gas a líquido.

En otro proyecto llamado Sweden Bioenergy Pyrogrot se utilizarán como materia prima residuos forestales para obtener 160 000 toneladas al año de aceite de pirólisis cuyo contenido energético se calcula en unos 750 gigavatios hora de energía. Esta planta tendrá capacidad para procesar 720 toneladas al día de biomasa seca.

En conjunto, estos veintitrés proyectos tendrán repercusiones en numerosos aspectos desde su fase de desarrollo hasta su etapa final, una vez se encuentren a pleno rendimiento. Colectivamente, aumentarán en unos 10 teravatios/hora la producción anual de energías renovables en Europa, lo cual equivale a la cantidad de energía consumida en un año, en forma de carburante, por más de un millón de automóviles. Se probarán en la práctica tecnologías que servirán más adelante para incrementar notablemente la producción de energía a partir de fuentes renovables en toda la UE.

Asimismo, a raíz de estos proyectos se crearán miles de empleos. En primer lugar, la fase de construcción requerirá emplear varios miles de trabajadores a jornada completa durante un periodo de tres o cuatro años. En segundo lugar, una vez los proyectos entren en servicio, se empleará a cerca de mil trabajadores a jornada completa para los próximos quince a veinte años para el funcionamiento de las instalaciones.

Estos proyectos se cofinanciarán con los ingresos obtenidos con la venta de doscientos millones de derechos de emisión procedentes de la reserva para nuevos entrantes del régimen comunitario de comercio de derechos de emisión.

 

Fuente: CORDIS