Facebooktwittermail

En el palacio de Congresos y Exposiciones del municipio malagueño de Torremolinos, ha tenido lugar durante los días 14 al 16 de septiembre la “IV Conferencia Internacional de Microbiología Ambiental, Industrial y Aplicada “BioMicroWorld 2011”, donde han participado más de 800 investigadores de todo el mundo en el campo de la microbiología. El evento, celebrado en Torremolinos, ha sido punto de referencia y debate de las prioridades, progresos e, identificación de nuevos enfoques de investigación microbiológica a nivel mundial


Los miembros del departamento ATPE-TECNOVA, presentaron en el Congreso Internacional BIOMICROWORLD 2011, parte de los resultados obtenidos en un proyecto llevado a cabo en colaboración con la empresa INGRO MAQUINARIA, el cual ha sido aprobado por la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) y financiado por la Consejería de Economía, Ciencia e Innovación de la Junta Andalucía enmarcado dentro de la Orden de Incentivos para el fomento de la Innovación y el Desarrollo Empresarial y cofinanciado por el fondo Europeo de Desarrollo Regional, e incorporada en el Programa Operativo FEDER Andalucía 2007-2013.

El proyecto en cuestión, ha permitido que ATPE-TECNOVA, en estrecha colaboración con INGRO MAQUINARIA, hayan desarrollado un equipo para realizar tratamientos de desinfección mediante la aplicación de luz ultravioleta, sobre productos hortofrutícolas, tanto frescos como mínimamente procesados. Los resultados mostrados en este congreso, reflejaron los efectos de la radiación UV-C sobre la calidad microbiológica y postcosecha de berenjenas cosechadas en la provincia de Almería, a finales de mayo. Parte de la producción de esta hortaliza, se exporta a otros países europeos, siendo su calidad, en el momento de la expedición excelente. Sin embargo, en muchos momentos, tras unos pocos días de comercialización, la incidencia de podredumbres es importante, lo que se traduce en una pérdida económica de calado.

Los resultados obtenidos, tras la aplicación de esta tecnología, dieron lugar a una significativa inhibición del desarrollo de hongos filamentosos, especialmente de botrytis cinerea, así como una reducción de la carga microbiana. Por otra parte, la calidad postcosecha también se vio favorecida por dicha técnica, lo que se tradujo en importantes reducciones de las pérdidas de peso del producto durante la comercialización, así como un mantenimiento óptimo de la firmeza.

En definitiva, estos resultados demuestran que esta tecnología aplicada en el sector de las frutas y hortalizas, puede ser de gran interés para la industria agroalimentaria, al reducir pérdidas económicas causadas por el desarrollo de podredumbres y, mantener la calidad del producto.

Fuente: Centro Tecnológico Tecnova