El Consejo de Gobierno ha aprobado el decreto que regula la clasificación, acreditación y registro de los Agentes del Sistema Andaluz del Conocimiento, definidos como aquellos grupos de personas, instituciones, organismos y entidades que desarrollan actividades de investigación, desarrollo e innovación. Su reconocimiento oficial es un requisito imprescindible para acceder a los incentivos que la Administración autonómica concede en materia de I+D+i.

La norma, que sustituye a una orden de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa vigente desde 2006, amplía la clasificación de Agentes del Conocimiento para incluir una nueva categoría de entidades de gestión, coordinación y administración. Asimismo, abre la posibilidad de acreditación a los parques empresariales y a las empresas y sus departamentos de I+D+i, además de mantener la calificación de los 166 agentes actualmente acreditados.

De acuerdo con la nueva clasificación, la primera categoría está integrada por las 10 universidades públicas y por los 36 organismos públicos y centros de investigación que trabajan actualmente en la comunidad, así como por el colectivo de los grupos de investigación universitarios y empresariales.

La segunda categoría aglutina a las redes y estructuras que transfieren, adaptan y aplican el conocimiento. Se incluyen aquí 11 parques científico-tecnológicos, 3 parques de innovación empresarial, 36 centros tecnológicos y 23 entidades de transferencia de tecnología, 5 centros de consolidación de sociedades de base tecnológica y, a partir de ahora, también los parques empresariales y los departamentos de I+D+i que funcionan en el sector privado.

El tercer grupo de agentes, de nueva creación, se refiere a las entidades de gestión, coordinación y administración del conocimiento. Estos son los casos, entre otros, de la propia Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa; la Agencia Andaluza del Conocimiento; la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía; la Agencia Andaluza de la Energía; la Red de Espacios Tecnológicos de Andalucía (RETA); la Red de Espacios de Divulgación Científica y Técnica de Andalucía (RECTA), y las academias.

En cada categoría, el decreto define a los agentes que la integran y establece las funciones y requisitos que deben cumplir para ser acreditados e inscritos en el correspondiente registro.

Los incentivos de los que se benefician los Agentes del Sistema Andaluz del Conocimiento se regulan en una orden de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, vigente desde enero del pasado año y con una dotación económica de más de 1.000 millones de euros hasta 2013.

Este marco de apoyo presta especial atención a las mujeres y a los jóvenes. De este modo, se destina un 20% de la financiación para aquellos proyectos de investigación que cuenten con una investigadora principal, mientras que en todas las categorías de incentivos se establece un 10% de reserva para jóvenes.