Facebooktwittermail

 

Una de cada cuatro investigaciones de estas características en España se realiza en la comunidad

 

La consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ha afirmado en comisión parlamentaria que “uno de cada cuatro ensayos clínicos de España se hace en Andalucía”. La consejera, que ha hecho hincapié en “la apuesta firme y convencida del Gobierno andaluz por la investigación biomédica, los recursos destinados a lo largo de los últimos años, así como el talento, la capacidad, profesionalidad y dedicación de profesionales de nuestro sistema sanitario”, ha querido recordar que en Andalucía hay en marcha 22 ensayos clínicos en terapia celular e ingeniería de tejidos que buscan tratamiento para patologías como cardiopatías, la esclerosis múltiple, el ictus, la enfermedad del injerto contra huésped, enfermedades hematológicas, del aparato digestivo, lesiones corneales o enfermedades vasculares.

 

Recientemente, la consejería de Igualdad ha anunciado la entrada en fase III de tres de estos ensayos clínicos, “un paso tremendamente importante”, ya que es previo al registro y comercialización o autorización del producto que se está investigando.

 

Andalucía es una de las pocas comunidades autónomas que tiene ensayos clínicos en fase III de terapia celular promovidos por el sistema público. El primero de estos tres proyectos es el ensayo clínico sobre isquemia crítica en miembros inferiores en pacientes diabéticos (pie diabético), que está liderado por un equipo multidisciplinar del Hospital Reina Sofía de Córdoba. Participarán entre 200 y 300 pacientes en los que se ensayará con células de médula ósea para mejorar la circulación sanguínea y tratar así una patología que afecta a 100.000 personas en Andalucía.

 

El segundo proyecto busca tratamiento para miocardiopatía dilatada (el corazón se dilata hasta tal punto que no puede hacer su función, lo que lleva a que pueda afectar a los pulmones y otros órganos y sistemas del cuerpo). Es una enfermedad que puede aparecer a cualquier edad y que afecta a 3.000 andaluces. En este ensayo clínico se tratará a 51 pacientes.

 

El tercer estudio es sobre cardiopatía isquémica crónica. Los pacientes que padecen esta patología son generalmente aquellas personas que han sufrido algún ataque cardíaco por obstrucción de una arteria coronaria y han sobrevivido a él, pero continúan teniendo problemas cardíacos debido a que la parte del miocardio que no se infartó no es capaz de mantener la función del corazón de forma adecuada. En este ensayo clínico participarán 66 pacientes y su finalidad es lograr que el músculo recupere en parte su capacidad de contraerse y el paciente mejore de su insuficiencia cardíaca.

 

Fuente: Junta de Andalucía