Facebooktwittermail

La comunidad ha triplicado, desde 2006, el número de investigadores en biomedicina, pasando de 700 a 2.000.

 

Andalucía supera a la media nacional en esfuerzo financiero en I+D+i, según el informe COTEC 2012 de la Fundación para la Innovación Tecnológica, que apunta que la comunidad presenta un gasto del 0,77% del PIB regional frente al 0,67% de media del país. Así lo ha señalado en Granada la consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero, durante la presentación del número especial sobre biomedicina de la revista Andalucía Económica, donde ha afirmado que la comunidad seguirá esforzándose en “mantener el apoyo a la investigación biomédica”, con el objetivo de continuar “gozando del prestigio internacional” en esta área.

 

En este sentido, ha recordado que desde 2003 se han invertido en la comunidad más de 450 millones de euros en investigación vinculada a la salud, un sector que contribuye a un “crecimiento sostenible” y que permite “la creación de riqueza y de empleo cualificado”. De hecho, por cada euro invertido en investigación, se genera un valor añadido de 50 euros, lo que demuestra que la investigación biomédica “no es un gasto, sino una inversión”.

 

La inversión en investigación biomédica cumple una doble función. Por un lado, mejora la salud y la calidad de vida de los ciudadanos y, por otro, genera empleo cualificado y crecimiento económico.

 

Así, de los fondos captados hasta 2010, que ascienden a 129 millones de euros, 78 han procedido de fondos nacionales y europeos, 50 millones de aportaciones del sector empresarial a través de partenariados y 1 millón de retornos de licencias. A esta cifra se suman los 98 millones de euros que ha aportado la propia Junta de Andalucía.

 

El impulso en materia de investigación ha permitido que, desde hace tres años, Andalucía haya sido la comunidad española en la que más empresas biotecnológicas han nacido. En concreto, en 2011 se han creado 19 (el 27,5% del total nacional), lo que la sitúa como “la segunda región, tras Cataluña, con mayor número de empresas usuarias de biotecnología”.

 

En este sentido, Montero ha afirmado que “en un modelo de Sistema Nacional de Salud, se convierte en imprescindible invertir recursos públicos en investigación” y que “la investigación biomédica es clave para hacer sostenible” la sanidad pública.

 

Investigación biomédica.

 

La investigación biomédica centra el contenido del número especial de la revista Andalucía Económica que ha presentado la consejera de Salud y Bienestar Social, en el que, ha señalado, “se hace un recorrido por las actuaciones desarrolladas por al Junta de Andalucía para impulsar este sector emergente” que ha favorecido “la creación de empresas de biotecnológicas, el crecimiento sostenido de empleo cualificado, la dotación de una potente red de infraestructuras de calado internacional o el avance en medicina individualizada”.

 

Muestra de ello es que Andalucía ha triplicado, desde 2006, el número de investigadores en biomedicina (pasando de 700 a 2.000), ha crecido un 201% la cifra de profesionales en centros destinados exclusivamente a investigación (de 298 a 897), 160 científicos de fuera de la comunidad (procedentes de EEUU, Suecia, Reino Unido, etc.) se han integrado en la labor científica de Andalucía y 170 profesionales de las unidades de Gestión Clínica han podido aumentar su dedicación a la investigación gracias a los programas de intensificación impulsados por la Consejería. A todo ello se suma que este tipo de trabajos se ha incorporado como una línea de trabajo en el conjunto del sistema sanitario público andaluz.

 

Generación de conocimiento.

 

Según la consejera de Salud y Bienestar Social, Andalucía “ha dado pasos de gigante en un corto espacio de tiempo” en lo que a la obtención de resultados y generación de conocimientos se refiere. De hecho, las publicaciones científicas generadas en el Servicio Andaluz de Salud han crecido en un 64%, pasando de 1.878 en 2006 a 3.087 en 2011, mientras que la realización de ensayos clínicos ha crecido un 50% y se han multiplicado por siete los que se realizan en fases precoces o fase I.

 

En cuanto a las patentes y registros de propiedad intelectual, en los últimos seis años se han multiplicado por treinta, lo que supone un total de 283 expedientes en cartera desde 2006 (53 sólo de lo que va de 2012), patentes que ya están empezando a generar algunos retornos económicos. En este sentido, Montero ha señalado que, por algunas licencias firmadas en las anualidades anteriores, el devengo generado en concepto de regalías fue en 2011 de 20.780 euros.

 

Además, en 2010 y 2011 se firmaron 40 acuerdos de colaboración con empresas para proyectos de I+D+i, que han generado en 2011 unos ingresos de más de 1,8 millones de euros para los grupos del sistema sanitario público andaluz. Se han constituido tres nuevas empresas spin-off y se han firmado 10 acuerdos de licencia con empresas.

 

En lo que va de 2012, se han firmado seis acuerdos más que han supuesto un ingreso a los grupos de 476.600 euros, y se está trabajando en el diseño y la confección de más de 20 proyecto colaborativos basados en productos y tecnologías generadas en el sistema público, o en invenciones tecnológicas de compañías que para su avance necesitan de la experiencia científica de los profesionales sanitarios.

 

Fuente: Junta de Andalucía