Facebooktwittermail

La historia digital, el empleo de dispositivos remotos para la validación de información clínica o la plataforma multicanal de Salud Responde son ejemplos de herramientas que elevan la calidad de vida de los andaluces

La estrategia sobre e-health de Andalucía, término empleado para definir los servicios y procesos sanitarios electrónicos, ha sido elegida como representativa en la Unión Europea en un encuentro bilateral Europa-América sobre economía digital celebrado en Washington (EEUU), convirtiéndose así en el único proveedor sanitario europeo invitado a la sesión del European-American Business Council. Así lo ha señalado la consejera de Salud, María Jesús Montero, durante su comparecencia en el Parlamento, donde ha explicado que la aplicación de las tecnologías de la información y la comunicación en salud han supuesto “un avance en las relaciones entre la administración y el ciudadano”.

En el marco de este foro internacional, Andalucía ha explicado cómo cambia el paradigma con el uso de las nuevas tecnologías, donde se han expuesto, además, todas las estrategias desarrolladas por la comunidad en el ámbito de la salud y que tienen a la aplicación informática Diraya como la base sobre la que se ha establecido la e-salud en Andalucía, y que ha permitido el desarrollo de la historia de salud digital, la receta electrónica, la petición de cita previa a través de Internet o el teléfono único de Salud Responde, y el módulo de pruebas analíticas, entre otros, como principales desarrollos.

En palabras de Montero, Andalucía ha recorrido “un largo camino” que la sitúa “en una posición muy ventajosa en el conjunto del Sistema Nacional de Salud en todo aquello que representa la innovación, comunicación e información” en tanto en cuanto la comunidad cuenta “con el más amplio desarrollo de las nuevas tecnologías aplicadas a la sanidad”.

El uso de la tecnología de la información y la comunicación aplicada a la salud reporta beneficios indirectos. De hecho, según se desprende de los estudios realizados por la Comisión Europea, Diraya supone un beneficio de 1,7 euros por cada euro invertido, por lo que se estima que los costes acumulados que ha supuesto esta aplicación informática en la última década (278,9 millones de euros) han generado un beneficio neto acumulado de 493,7 millones de euros para el sistema sanitario público andaluz, lo que implica, según la consejera, “una medida de alta eficiencia en la sostenibilidad del sistema”.

Asimismo, Montero ha señalado que “Diraya y sus aplicaciones asociadas han situado a Andalucía a la cabeza de Europa en tecnologías de la información y la comunicación aplicadas a la atención sanitaria”. Prueba de ello es que Andalucía ha sido elegida para diseñar la receta electrónica europea en el marco del proyecto EpSos y para liderar un proyecto europeo destinado a pilotar portales de e-Salud para el ciudadano.

Fuente: Oficina de la Portavoz del Gobierno