Facebooktwittermail

El consejero de Economía, que ha inaugurado un congreso internacional de UAS, ha reiterado la apuesta del Gobierno andaluz por este subsector aeronáutico

El consejero de Economía, Innovación y Ciencia, Antonio Ávila, ha anunciado hoy que el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (FADA-CATEC), impulsado por la Junta de Andalucía, coordinará un nuevo proyecto europeo sobre sistemas y robots aplicados al sector aeroespacial y, en concreto, a los sistemas aéreos no tripulados.

Ávila, que ha inaugurado en Sevilla el primer ‘Congreso Internacional, sobre Investigación, Desarrollo y Educación de sistemas aéreos no tripulados’, organizado por FADA-CATEC y la Escuela Superior de Ingenieros de la Universidad de Sevilla, ha destacado que este proyecto refuerza la apuesta del Gobierno andaluz por el desarrollo de una industria asociada a los aviones no tripulados (UAS), un campo con un importante potencial de desarrollo.

El consejero ha explicado que Andalucía, a través de FADA-CATEC, será la encargada de coordinar el Proyecto Arcas (Aerial Robotics Cooperative Assembly System), una nueva iniciativa integrada en el VII Programa Marco de la Unión Europea que se desarrollará en el ámbito de la investigación sobre la cooperación múltiple de sistemas y robots para la aplicación de nuevas tecnologías en el ámbito aeronáutico y aeroespacial, en especial, en el área de los aviones no tripulados (UAS).

El proyecto se llevará a cabo durante los próximos cuatro años a través de un consorcio de ocho socios de diferentes países europeos (Alemania, Francia, Italia, República Checa) en el que, además de FADA-CATEC y la Universidad de Sevilla, participa la Universidad Politécnica de Cataluña.

ARCAS cuenta con un presupuesto total de 8,2 millones de euros, de los que 6,2 millones son financiados por la Unión Europea. La participación española en el proyecto alcanza los 3,1 millones de euros (38% del total).

Apuesta andaluza por los UAS

El consejero ha recordado que Andalucía se ha consolidado en esta última década como segundo polo aeronáutico a nivel nacional y uno de los más activos de Europa y aspira a liderar este nuevo área de conocimiento del sector aerospacial.

En este sentido, ha señalado que el Plan del Acción del Sector Aeroespacial 2010/13, elaborado por el Gobierno andaluz junto a los agentes económicos y sociales, recoge como una de sus líneas estratégicas impulsar el desarrollo de una industria andaluza vinculada a los UAS.

Entre las iniciativas que el Gobierno andaluz ha puesto en marcha en este campo, el titular de Economía ha destacado la actividad del propio CATEC, que contempla el desarrollo de aeronaves no tripuladas y sus sistemas asociados entre sus líneas de investigación prioritarias, y los recursos puestos a disposición de los grupos de investigación para el desarrollo de proyectos en este campo.

Ambos instrumentos han contribuido a que el CATEC trabaje actualmente en 8 proyectos de desarrollo tecnológico, con un presupuesto de 4 millones de euros, y a que la Escuela de Ingenieros haya desarrollado mas de 30 proyectos de investigación sobre UAS desde el año 2000, con un presupuesto total de más de 7 millones de euros.

Junto a esta experiencia investigadora, Ávila ha resaltado el papel del Centro de Experimentación ATLAS para aviones no tripulados de tipo ligero, con sede en Villacarrillo (Jaén), y el primer Centro de Experimentación de UAS avanzados que se desarrollará en España y que el Gobierno y la Junta construirán en El Arenosillo (Moguer, Huelva), proyectos que sitúan a Andalucía a la vanguardia internacional en el desarrollo de este tipo de aeronaves.

Este Centro de Excelencia nacional cuenta con un presupuesto de 40 millones de euros, comprometidos por la Junta de Andalucía, el Ministerio de Ciencia e Innovación y el INTA, y conllevará la creación de 250 puestos de trabajo directos y otros 500 indirectos. Permitirá el desarrollo de actividades de experimentación, entrenamiento y simulación para UAS de tipo estratégico, con tecnología muy avanzada y con capacidad para aeronaves con medios y altos niveles de vuelo y largo alcance.

La apuesta por los UAS, ha añadido Ávila, amplía el campo de influencia de un sector estratégico, el aeronáutico, que crea empleo, regenera el tejido productivo andaluz y contribuye a avanzar en la configuración de un nuevo modelo económico más innovador, competitivo y sostenible.

El proyecto

ARCAS se centrará en el desarrollo y validación experimental del primer sistema de robots y sistemas autónomos aéreos que trabajen de manera cooperativa para aplicaciones como mantenimiento y montaje de piezas y estructuras en sitios inaccesibles.

El proyecto facilitará el desarrollo de nuevas aplicaciones que incluyen la construcción de plataformas para la evacuación de personas o pistas de aterrizaje, la inspección y mantenimiento de instalaciones y la construcción de estructuras en lugares de difícil acceso y en el espacio.

El Congreso

El primer Congreso de Investigación, Desarrollo y Educación sobre Sistemas Aéreos No Tripulados (RED-UAS 2011), que tiene lugar hasta mañana en Sevilla, reúne a expertos, investigadores y científicos de las universidades y centros tecnológicos y de investigación más avanzados del mundo que trabajan en líneas de I+D+i de sistemas y vehículos aéreos no tripulados (UAS).

Organizado por FADA-CATEC y el Grupo de Robótica, Visión y Control de la Universidad de Sevilla, este congreso es un foro de debate sobre trabajos científicos relacionados con los sistemas no tripulados y sus principales aplicaciones tecnológicas, una de las áreas de mayor proyección en la industria aeroespacial en la actualidad.

El evento cuenta con la asistencia de expertos de Estados Unidos, Alemania, Italia, Reino Unido, México, Portugal, Eslovaquia, Dinamarca y España. Asimismo, participan los responsables de I+D+i, investigadores y técnicos de distintas empresas y entidades nacionales e internacionales, como Cassidian, Indra, Boeing, ISDFE, Elimco, Sener, Aertec, Usol y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), entre otras.

Aplicaciones de los UAS

Los sistemas no tripulados (UAS) o vehículos aéreos no tripulados son aeronaves que disponen de capacidades de vuelo sin intervención humana, evitando el riesgo inherente a los vuelos tripulados en entornos hostiles, condiciones de vuelo con escasa visibilidad o, en general, con condiciones meteorológicas adversas.

Entre sus aplicaciones destacan gestión de desastres naturales, lucha contra incendios forestales, inspección de instalaciones y edificios, recogida de datos meteorológicos y medioambientales, cinematografía, elaboración de mapas digitales para ingeniería civil o realización de vuelos en entornos agresivos, de escasa visibilidad o climatología adversa.

Fuente: Consejería de Economía, Innovación y Ciencia