Facebooktwittermail

 

 

Díaz Trillo inaugura el primer congreso científico internacional sobre la materia, organizado por la Junta con el apoyo de la Unión Europea

El consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, ha destacado en Jerez de la Frontera (Cádiz), durante la inauguración del I Congreso Ibérico sobre energía eólica y conservación de la fauna, que Andalucía se sitúa a la cabeza a nivel internacional en el ámbito de las investigaciones para reducir la mortalidad de aves en los parques eólicos. Andalucía es líder en la implantación de estas medidas en España, país, que es, a su vez, referencia en el sector de las energías renovables en general.

 

Este congreso internacional es el primero de carácter científico que se celebra en territorio nacional sobre los efectos que el desarrollo de la energía eólica tiene sobre el medio natural, especialmente sobre las aves, y cuenta con la presencia de 200 participantes de unos diez países. El evento, organizado por las Consejerías de Economía, Innovación y Ciencia y de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, está cofinanciado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural y cuenta con la colaboración de la Agencia Andaluza de la Energía, la Fundación Migres, SEO/Birdlife, la Sociedad Portuguesa para el Estudio de la Aves (SPEA) y relevantes empresas del sector.

El titular de Medio Ambiente ha resaltado que la energía eólica es una fuente autóctona y sostenible que, al ser una tecnología que no emite CO2, constituye una de las principales alternativas dentro de la lucha contra el cambio climático, una de las grandes amenazas para la biodiversidad del planeta y, sobre todo, para muchas especies de aves. La energía eólica impulsa además, según Díaz Trillo, el cambio tecnológico, favorece la reducción de la dependencia energética y promueve la creación de empleo y el desarrollo rural.

 

Por esta razón, como ha recordado el consejero, es necesario para el desarrollo de esta energía limpia disponer de un conocimiento riguroso que permita reducir los riesgos y los impactos producidos sobre la fauna silvestre, especialmente sobre las aves, así como perfeccionar los estudios de impacto ambiental necesarios para la autorización de los parques eólicos, mejorar el diseño y la ubicación de los que se construirán en el futuro, dotando a los aerogeneradores de innovadores sistemas tecnológicos seguros para las aves, establecer normativas comunes en el ámbito europeo e internacional y perfeccionar los planes de seguimiento y vigilancia estandarizados.

 

Para Díaz Trillo, Tarifa constituye el mejor banco de pruebas para desarrollar los sistemas de vigilancia para proteger a las aves, ya que es el Estrecho de Gibraltar la ruta por donde pasan 30 millones de aves todos los años en su viaje de ida y vuelta de migración desde Europa hacia África y viceversa. Por ello, la Consejería de Medio Ambiente lleva más de una década realizando actuaciones para conciliar los beneficios de esta energía limpia con la conservación de las aves. Gracias a este trabajo de la Junta de Andalucía, se ha logrado disminuir más de un 40% la muerte de aves rapaces y planeadoras en los parques eólicos de la provincia de Cádiz desde 2005.

Nuevos retos ante el incremento de la actividad eólica

El I Congreso Ibérico sobre energía eólica y conservación de la fauna tiene como objetivo principal consensuar entre todos los actores relacionados con la materia, una respuesta al reto que supone el continuo incremento de la actividad eólica en todo el mundo y que permita compatibilizar el desarrollo sostenible derivado de la energía eólica con la protección más exigente de la biodiversidad. El evento desarrollará una transferencia de conocimiento y experiencia derivados de los estudios que analizan la afección de los parques eólicos sobre la fauna en los diferentes, cuyo valor es decisivo a la hora de fijar criterios y establecer directrices para minimizar la afección de los parques eólicos sobre la fauna.

 

Las comunicaciones científicas del Congreso, junto a la procedencia de las mismas y al número de congresistas inscritos avalan el exigente nivel de calidad de esta reunión. Se han recibido 68 comunicaciones científicas y la inscripción de casi 200 científicos, gestores, investigadores, empresarios, etc procedentes de diez países. Entre los españoles, hay participantes del País Vasco, Galicia, Cataluña, Islas Baleares, Madrid, Alicante y de Andalucía.

 

Asimismo, el congreso cuenta con la participación de 50 instituciones y de los más prestigiosos investigadores y expertos nacionales e internacionales, que lo convierte en una oportunidad para analizar y potenciar el trabajo de administraciones, empresas del sector eólico y organizaciones científicas y conservacionistas.

 

Programa andaluz de control de mortalidad de aves

La Junta de Andalucía puso en marcha en 2005 un programa de control de mortalidad en los parques eólicos que arroja resultados muy positivos. Medio Ambiente ha reforzado la vigilancia ambiental y además indica a los parques eólicos las paradas de emergencia que tienen que realizar, actuaciones que han llevado a lograr que las cifras de muertes de aves rapaces y planeadoras se rebajen en más de un 40%, y hasta un 50% en el caso de los buitres leonados.

 

En este sentido, todas las empresas eólicas de la provincia de Cádiz se han comprometido con Medio Ambiente a respetar el protocolo de paradas de emergencia y colaborar de forma continua mediante un sistema de vigilancia. En 2010, tres años después de que se pusiera en marcha el sistema, ya se había duplicado el número de parques con vigilancia preventiva alcanzando el 80% del total en funcionamiento. Gracias a ello se realizaron 4.738 paradas de emergencia (1.933 horas en total) durante 2010 en la provincia, por indicación de la Consejería, con lo que se ha conseguido evitar al menos el mismo número de muertes de aves que impactos con los molinos. La mayoría de ellas son buitres leonados, la especie más afectada por colisión con aerogeneradores.

 

Por otra parte, la Consejería de Medio Ambiente tiene en funcionamiento numerosas medidas destinadas a evitar que las aves colisionen contra los aerogeneradores, entre como el seguimiento de aves migradoras y el de mortandad de aves. En definitiva, un trabajo continuado para la conservación y conectividad territorial de las poblaciones de aves, en apoyo de las economías rurales relacionadas con su avistamiento y con el turismo de naturaleza y en el marco de los avances tecnológicos, con el objetivo final de fomentar el desarrollo sostenible desde la conservación de la biodiversidad andaluza.

 

 

Fuente: Junta de Andalucía