Facebooktwittermail

El Centro Tecnológico del Plástico (Andaltec) ha puesto en marcha un proyecto para desarrollar materiales poliméricos autorreparables mediante nanoencapsulación, gracias a la instalación de un laboratorio de Nanotecnología en la sede del centro en Martos. De esta forma, el Grupo de Investigación en Materiales Plásticos de Andaltec está ejecutando un proyecto de investigación cofinanciado por el Ministerio de Economía y Competitividad cuyo objetivo es el desarrollo de nuevos materiales termoplásticos autorreparables a través del empleo de nanocomposites.

Estos nuevos materiales están constituidos por matrices poliméricas que contienen nanocápsulas con un agente polimerizante en su interior y un catalizador específico de polimerización. El mecanismo a través del cual se lleva a cabo la autorreparación se inicia una vez que se produce un defecto estructural en el material plástico, como una fisura. A partir de este momento, las nanocápsulas se rompen y liberan el agente polimerizante que contienen, con lo que la fisura se repara como resultado de la polimerización del agente encapsulado por contacto con el catalizador.

Antonio Peñas, doctor en Química e investigador del Departamento de Proyectos I+D de Andaltec, explica que los nuevos materiales que se desarrollen pueden tener aplicaciones en diversos campos en el futuro. “Estos materiales poliméricos autorreparables son de gran interés para sectores como la automoción o la aeronáutica, ya que se podrían emplear para evitar problemas en componentes críticos como depósitos de combustible o elementos estructurales, como las alas o el chasis de un avión”, señala. Además pone de relieve que esa línea de trabajo presenta un gran interés, ya que supone superar las limitaciones que presentan los materiales plásticos convencionales, que deben repararse o sustituirse si se produce una rotura.

Los investigadores de Andaltec están realizando un importante esfuerzo para desarrollar con éxito estos materiales plásticos autorreparables capaces de mantener sus propiedades a través de mecanismos que les permitan reparar pequeñas fracturas o el desgate por uso. “Este nuevo material sería de gran interés para muchas empresas de la industria del plástico, ya que sería posible prolongar el tiempo de vida útil de un objeto o componente, minimizando el tiempo de reparación, facilitando y abaratando mucho el mantenimiento”, señala.

Fuente: Andaltec