Facebooktwittermail

 

Un nuevo motor de traducción que puede identificar más rápido el denso vocabulario de los tecnócratas de Bruselas en 23 idiomas será desplegado por la Comisión Europea en julio con el objetivo de ahorrar costes.

 

El sistema, conocido como MT@EC, estará más familiarizado con la jerga europea que los servicios de traducción online como Google Translate y será más rápido y eficaz que los sistemas actuales de la Comisión, según responsables de la UE.

 

La Unión Europea podría tener que despedir un 10 por ciento de sus 2.500 traductores en los próximos cinco años según el presupuesto a largo plazo aprobado por los estados miembros este mes.

 

Puesto que la compleja burocracia de la Unión Europea que crea una avalancha de documentación parece no mostrar signos de abatimiento, los traductores de la Comisión podrían verse bloqueados a menos que puedan hallar nuevos modos de acelerar su trabajo.

 

El nuevo motor opera usando algoritmos estadísticos y es menos costoso de mantener que los sistemas de traducción actualmente en vigor ya que requiere menos personal especializado, dijo el mánager de proyecto Spyridon Pilos.

 

“Tenemos una de las mayores colecciones de traductores humanos”, dijo Pilos. “Queremos usar este material para enseñar a la máquina a traducir en términos de estilo y terminología que queremos”.

 

El servicio también está diseñado para ser más seguro que los motores de traducción gratuitos abiertos al público.

 

Cerca de una cuarta parte de los documentos de texto de la UE que se traducen suelen ser material previamente traducido, dijo el portavoz de la Comisión Dennis Abbott.

Traductores de la Comisión que se preparan para descifrar una documento verán partes del texto subrayadas en verde y amarillo, lo que indica que ha sido reconocido de memoria.

 

Las frases que no son reconocidas tendrán que ser traducidas de forma manual, o con la ayuda del motor de traducción, que facilita una versión en bruto que tiene que ser editada por un humano.

 

“Podría hacer el trabajo que hago sin (el traductor informático), pero me gusta trabajar con él”, dijo la traductora de la Comisión Ann Barnett, que traduce al inglés textos en francés, italiano y griego. “Me gusta tener algo que puedo apartar y volver a juntar”.

 

El desarrollo de un sistema de traducción informático comenzó en los años 70 y Abbott dijo que la Comisión comenzó a usar el traductor informático de forma intensiva en los 90. Las instituciones de la UE y los gobiernos nacionales usaron este sistema hasta 2010, cuando se quedó desfasado y fue gradualmente retirado.

 

El proyecto tiene un presupuesto de 4,3 millones de euros para tres años, pero Pilos dijo que el coste-beneficio de MT@EC era difícil de estimar de momento.

 

Los traductores de la UE llevan usando una primera versión del sistema desde julio de 2011. Un servicio más pulido estará a disposición de todo el personal de la UE en julio y eventualmente será usado por otras instituciones de la UE y estados miembros.

 

Fuente: Cibersur