Facebooktwittermail

Hablar de ciencia e innovación para las empresas y la ciudadanía cuando el azote de la crisis es impasible parece complicado. Hay otras necesidades urgentes que atender. Pero, desde el gobierno local de Alcalá de Guadaíra se tiene claro que no es momento de quedarse anclado, sino de dar pasos para posicionarse y, cuando lo peor pase, ofrecer ventajas competitivas a sus empresas. Es uno de los pilares del Plan de Desarollo Sostenible de Alcalá 2020, pendiente de aprobación en el Pleno, y un objetivo que el Ayuntamiento se ha marcado al presentarse a una convocatoria del Ministerio de Ciencia e Innovación para obtener la distinción de Ciudad de la Ciencia y la Innovación

El marchamo supondría, entre otras cosas, ciertas ventajas a la hora de acceder a fondos públicos, algo importante en estos tiempos difíciles para la financiación local, y formar parte de la Red Impulso, de intercambio de ideas. Para obtener la distinción, el departamento que dirige la ministra Cristina Garmendia valora, entre otras cosas, el porcentaje de las inversiones municipales que ya se han destinado este año a innovación. En el caso de Alcalá de Guadaíra, la cifra está entre el 10% y el 15%, con seis proyectos que ya están en fase de ejecución y que suman más de 2,9 millones.

Así consta en la relación que se ha elevado a Madrid con la propuesta y en la que, de cara la ciudadanía, lo más práctico es una red wifi que cuenta con 120.000 euros, que podría entrar en funcionamiento a lo largo del año que viene. En materia de e-administración, el Consistorio también tiene en marcha proyectos para avanzar en los servicios de administración electrónica y destaca, además, el denominado programa Atticos, de adaptabilidad y empleo, que pretende convertirse en una base de datos actualizada sobre la realidad social, las necesidades de empleo y formación del capital humano del municipio, para dar a su vez una respuesta eficaz. Tiene un presupuesto de más de 500.000 euros y está en fase de ejecución.

No obstante, de cara al futuro uno de los proyectos más estratégicos es el Instituto de Innovación y Sostenibilidad Aplicadas (Innsa), con casi un millón de euros de presupuesto en 2011 procedentes de un fondo de reindustrialización del mismo Ministerio de Ciencia e Innovación, y que se ha enfocado al futuro parque logístico que Alcalá tiene previsto junto a la SE-40, con carácter metropolitano. Este centro es como un paso previo y abrirá en una nave del complejo Ideal, con el objetivo de “dinamizar” una agrupación empresarial logística, de forma que una vez que el proyecto comience a materializarse sobre el terreno incopore la mayores innovaciones en este sector estratégico y en el de la movilidad urbana.

El plazo para presentar candidaturas a esta distinción de Ciudad de la Ciencia y la Tecnología finalizó el 31 de octubre y hay tres categorías. Alcalá de Guadaíra opta dentro del grupo de ciudades de entre 20.000 y 100.000 habitantes. La primera vez que se convocó el premio fue el año pasado, aunque reconoció entonces el esfuerzo que habían hecho los municipios por apostar por la innovación y las nuevas tecnologías con el Fondo Especial de Inversión Local (Feil), el Plan E del Gobierno central socialista. Dos Hermanas fue una de las ciudades que obtuvo la distinción.

Fuente: DiariodeSevilla.com