Facebooktwittermail

 

Sector y Administración trabajarán conjuntamente en una comisión permanente para velar por el cumplimiento de esta normativa

 

La Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente ha acordado con el sector andaluz la remisión al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de la valoración conjunta sobre el nuevo texto de la norma de calidad del ibérico. Sector y Administración regional han adoptado esta medida tras la reunión de la secretaria general de Agricultura y Alimentación, Judit Anda, y la directora general de Calidad, Industrias Agroalimentarias y Producción Ecológica, Ana Romero, con representantes de las organizaciones agrarias andaluzas, denominaciones de calidad y asociaciones del sector ibérico.

La Consejería ha analizado junto al sector el proyecto de norma del ibérico, concluyendo que “en el nuevo texto se han incluido aspectos que son satisfactorios para el sector y otros que no lo son tanto, por lo que es necesario trasladar al Ministerio una nueva valoración”, ha apuntado Judit Anda.

Asimismo, se ha acordado la creación de una comisión permanente para velar por el cumplimiento de la nueva norma de calidad. La secretaria general ha explicado que “ahora es necesario trabajar en el seguimiento de las tareas de control” en el marco de esta norma porque “lo más importante es exigir el cumplimiento desde el primer día de su aplicación”.

Durante el encuentro, enmarcado en la ronda de contactos que ha venido manteniendo la Consejería con el sector para consensuar y estudiar los cambios en la normativa, se ha insistido en la importancia de que el documento avanzara en la incorporación de la raza en la denominación de los productos, la clarificación de la alimentación y manejo de los animales, la diferenciación de los productos de la dehesa y la mejora del etiquetado prohibiendo la utilización de imágenes que pudieran confundir al consumidor.

Según Anda, es un “avance” que por primera vez se incluya el porcentaje racial en la denominación de venta cuando es 100% ibérico, ya que con ello se contribuye a dar más transparencia a los consumidores pero “el porcentaje de raza de las demás categorías –cebo de campo y cebo ibérico- se incluiría en el etiquetado posterior y no en el primer nivel de información como se había solicitado desde esta Comunidad Autónoma, algo que nos parece esencial para no confundir al consumidor y crear una imagen devaluada de lo que es el ibérico”.

Se ha valorado el esfuerzo de simplificar el número de categorías a tres y la identificación mediante precintos, “muy visual y clara para el consumidor”. Sin embargo, preocupa la confusión que se genera con la categoría de cebo de campo, donde se incluyen prácticas propias de la producción intensiva, aspecto que se va a trasmitir al ministro.

Otra reivindicación relevante por parte del sector andaluz que ha quedado sin atender por parte del Gobierno central se refiere a la clara identificación del tipo de alimentación en lugar de continuar utilizando la categoría de cebo para aquellos animales que consumen pienso porque, como ha aclarado Judit Anda, “eso es una norma de calidad, decir de qué te alimentas y qué raza tienes”.

Andalucía, con una superficie de 1,2 millones de hectáreas de dehesa, es la comunidad con mayor potencial en la producción de porcino ibérico de montanera, con 5.000 explotaciones de porcino extensivo y un censo aproximado de 200.000 porcinos.

 

Fuente: Junta de Andalucía